¿Quién marca el rumbo para el 2021? Una mirada a las tendencias en contextos de incertidumbre

¿Quién marca el rumbo para el 2021?   Una mirada a las tendencias en contextos de incertidumbre

Al inicio de cada año, entre los ejercicios que realizo, está el observar cuales son las posibles alternativas y cursos de acción en los ámbitos de investigación-acción que he venido siguiendo en mis casi 28 años de vida profesional, entre los cuales destacan: relaciones públicas, comunicación organizacional, gerencia estratégica, responsabilidad social, comunicación responsable, desarrollo sostenible, gestión organizacional y comunicación interna.

Para poder desempeñarse en el marco de tantos ámbitos, se hace necesario trabajar desde los sintagmas y las sinergias, teniendo una compresión lo más holística posible de la disciplinariedad, interdisciplinariedad y transdiciplinariedad de estos saberes, que para algunos pueden resultar tan distantes y diferentes; y para otros pueden ser tan consustanciados e integrados, todo en correspondencia con la capacidad para establecer vínculos o para hallar los núcleos o nodos sintagmáticos y articuladores de esta realidad,  constituyéndose en la base fundamental para el análisis que permita la observación de la profusión de información y conocimiento latente desde la perspectiva de la complejidad, y al tiempo, presentar ante el lector, al cierre del presente artículo una nueva mirada sobre tendencias emergentes para este año.

La profusión de información y elementos que convergen en la comprensión propia de la complejidad del ser humano, las organizaciones, las sociedad y las formas de interacción simbólica y de gestión del conocimiento a todas las escalas y niveles, establece con claridad que solo a partir de la comunicación y la relación como elementos vaso-comunicantes, articuladores que tienen en su esencia o adn implícito, la capacidad de respuesta que le cualifica como aspecto de esencia responsable en sí misma, al tiempo que sirve como vehículo para la construcción y socialización de una estrategia como arte y parte para orientar estratégicamente a individuos y organizaciones desde el pensamiento y hacia la acción.

No obstante, resulta propicio y necesario observar las tendencias y retos en asocio a estos ámbitos de actuación; y al respecto cabe preguntarse ¿Qué o quienes definen las tendencias?, ¿Qué parámetros debo seguir para establecer las tendencias del momento?, ¿Cuál es la dinámica para saber cuál es la orientación a seguir en este 2021?; obviamente no faltará quien señale que la tendencia es un valor estadístico; pero desde mi personal punto de vista es una orientación cuyo cálculo no es necesariamente lógico-matemático.

Según, Rincón, Contreras y Ramírez (2017):

Las  tendencias  emergentes  han  sido  tema  de  investigación  durante  los  últimos  años, vislumbrando  diversas perspectivas y  posiciones  para  impulsar  constructos  teóricos  y  buenas prácticas enmarcadas en la gestión de talento humano en las organizaciones, considerando aspectos diversos asociados a no solo a la gestión sino también a las organizaciones como escenario vital para  la  gestión  humana,  donde  el  diseño y  tamaño organizacional impactan  la  cultura,  clima, comportamiento y desempeño.  (p. 326)

En tal sentido, entiendo la tendencia como “la orientación latente en la dinámica espacio-temporal de una disciplina o conjunto de disciplinas a partir de sus emergencias teórico prácticas, que propicia retos, desafíos, oportunidades y aprendizajes articulados a dichas emergencias”; para lo cual los nodos sintagmáticos y las sinergias, se establecen desde mi modesto punto de vista como mecanismo para analizarlas y delinearlas. ´

Para el 2020, observamos las tendencias en tres momentos:

  • Inicio del año sin vislumbrar el escenario Covid-19
  • Declaratoria de pandemia Covid-19
  • Escenario intrapandemia

A inicios del 2020, escribimos un post denominado ‘Perspectivas y Tendencias de la Comunicación interna en las organizaciones’; en la cuales declaramos las siguientes tendencias:

  • Comunicación Interna para impulsar la innovación, el cambio y la transformación organizacional
  • Comunicación Interna para inspirar a los colaboradores internos y equipos estratégicos de trabajo
  • Comunicación Interna como competencia de liderazgo organizacional
  • Comunicación Interna para potenciar la productividad y la gestión de calidad
  • Comunicación Interna como herramienta para el desarrollo de bienestar y la felicidad individual y colectivo
  • Comunicación Interna para potenciar la multiculturalidad y la diversidad en las organizaciones
  • Comunicación Interna para el fomento de la tolerancia y la búsqueda de paz
  • Comunicación Interna como función de relaciones públicas
  • Comunicación Interna como herramienta para la responsabilidad social interna con impacto en la reputación organizacional.
  • Comunicación Interna como escenario lúdico o de gamificación  
  • Comunicación Interna como escenario de innovación y desarrollo tecnológico 

Ante la declaratoria de la pandemia Covid-19, escribimos el post ‘Respirar comunicación’, en el cual se proponen las siguientes tendencias en el contexto comunicacional:

  • Comunicación Responsable
  • Comunicación Familiar
  • Comunicación para la Felicidad
  • Comunicación para el Bienestar
  • Comunicación para la Resiliencia
  • Comunicación para la Sostenibilidad Financiera
  • Comunicación y Teletrabajo
  • Comunicación Ciudadana
  • Comunicación para el Manejo de Situaciones Especiales
  • Comunicación para Dinámicas Relacionales Cercanas
  • Comunicación con soporte mediado de las Nuevas Tecnologías
  • Comunicación Lúdica
  • Comunicación Positiva
  • Comunicación Creativa

Al cierre del mes de noviembre 2020, presenté en una clase magistral mi visión de las tendencias en intrapandemia, considerando las siguientes categorías:

  • Comunicación Centrada en el Ser Humano à Problemas y Complejidades del Ser Humano
  • Comunicación centrada en Valores y Principios
  • Comunicación, Vida y Salubridad
  • Comunicación Ciudadana
  • Comunicación para la Gestión del Cambio y la Incertidumbre
  • Comunicación y Flexibilidad remota de las Labores y la Educación
  • Comunicación Familiar
  • Comunicación para la Cercanía
  • Comunicación Creativa y Positiva
  • Comunicación para el Bienestar
  • Comunicación para la Resiliencia
  • Comunicación para la Sostenibilidad Financiera
  • Comunicación para el Manejo de Situaciones Especiales
  • Comunicación con soporte mediado de las Nuevas Tecnologías

Sin duda, el 2020 hizo posible la emergencia y visibilidad de la comunicación interna como una función esencial para la articulación de los públicos organizacionales y grupos de interés al interior de las organizaciones; no obstante, en el reconocimiento del nodo esencial de actuación demanda la concentración de los esfuerzos de comunicación y comunicabilidad signados por la volatilidad y el cambio por lo que el concepto de comunicación líquida; al tiempo que afianza los postulados de la nueva teoría estratégica (NTE)[1], como soporte esencial para co-construcción  y el tránsito de la realidad en el marco intrapandemia e incluso en la fase de transición al nuevo horizonte o postpandemia, a partir de las sinergias básicas fundamentales.

En tal sentido, es oportuno comprender que estamos frente a un Nodo Esencial de Actuación (NEA), conformado por la realidad espacial física y virtual integrada, donde convergen Hogar-Organización/Trabajo-Estado/Nación + la Nube; lo que implica la articulación de actividades y funciones a partir de nuestros roles familiares, laborales y ciudadanos, impulsando las sinergias básicas fundamentales:

  • Vida y Salud
  • Ocio y Confort
  • Experiencias Académicas-Laborales-Ciudadanas
  • Integración Hogar-Trabajo
  • Ciudades Inteligentes
  • Gobiernos Inteligentes

Asimismo, parece necesario comprender algunos conceptos dinámicos clave, tales como: Organizaciones Sin fronteras, Gerencia sin Límites, Comunicación Líquida, Comunicación sin Fronteras, Responsabilidad Social y Desarrollo Sostenible, Inteligencia Social, Escucha Social, Cercanía, Flexibilidad y Disciplina.

Así pues, las tendencias activas para el 2021, en orden de prioridad, a mi juicio son:

  • Gestión del Bienestar Integral de las personas
  • Gestión Emocional y del Estrés
  • Articulación de la gerencia personal, del hogar y laboral
  • Gestión y resguardo de los derechos humanos [Multiculturalidad, diversidad, divergencias, inclusión, equidad]
  • Disciplina y Flexibilidad organizacional
  • Creatividad e Innovación
  • Colaboración e integración
  • Gestión de intangibles
  • Gestión del ocio
  • Gestión de Herramientas Digitales e Industria 4.0

En virtud de lo anterior, comprendemos el desarrollo y fortalecimiento de algunas categorías de comunicación para afrontar el continuo en el tiempo durante la intrapandemia y la postpandemia para fluir en medio de los cambios, imprevistos e incertidumbre propia del momento, en el Nodo Esencial de Actuación; tales como:

  • Comunicación Responsable
  • Comunicación Home & Office
  • Comunicación Positiva
  • Comunicación Lúdica
  • Comunicación Sin Fronteras o Comunicación Líquida
  • Comunicación Transmedia 
  • Comunicación Creativa y Cocreada

Ciertamente, nadie sabe ni sabrá quién marca el rumbo ni las tendencias, más resulta indispensable observar, estar alerta, estar comunicado, comunicable, fluir con la dinámica y el cambio, así que toca seguir en la nube, sobre la ola con la certeza de que mañana no será igual, volverá a ser todo nuevo y diferente como cada día, todo nuevo desde cero para volver a empezar con nuevas experiencias; flujos y prácticas de comunicación que emergen desde la creatividad, la disciplina, la pasión ojalá para estar accesible, disponible, conectado para estar al servicio de los demás colaborando, integrando y tejiendo nuevas redes y nuevas oportunidades.


Referencias

Herrera, R y Pérez, R.A. (2014) (Coords.) El paradigma emergente para la co-construcción y transformación de la realidad. FISEC. pp. 256.

Rincón Quintero, Y. (2020a) Perspectivas y Tendencias de la comunicación interna en las organizaciones. Blog. Teorías Prácticas y Aprendizajes. www.yanynrincon.wordpress.com 18 de febrero 2020 Disponible en: https://yanynrincon.wordpress.com/2020/02/18/perspectivas-y-tendencias-de-la-comunicacion-interna-en-las-organizaciones/

Rincón Quintero, Y. (2020b) Respirar comunicación. Blog. Teorías Prácticas y Aprendizajes. www.yanynrincon.wordpress.com 24 de marzo 2020 Disponible en: https://yanynrincon.wordpress.com/2020/03/24/respirar-comunicacion-en-medio-del-covid-19/

Rincón, Y. [@yanynrincon](28/01/21) Disponible en:  https://twitter.com/yanynrincon/status/1354951718929387530?s=20

Rincón, Y.; Contreras, J. y Ramírez, R. (2017). Tendencias Emergentes para el desarrollo del Talento Humano. Capítulo 17, pp. 320-338. En Tobón, S.; Pérez, J; Serna, M.; y Loaiza, R. (Coords.) (2017) Las Competencias y la Gestión del Conocimiento. Primera Edición. Editorial Corporación CIMTED. Medellín Colombia. pp.716. Disponible en:  https://www.researchgate.net/publication/320453637_Tendencias_emergentes_para_el_desarrollo_del_talento_humano


[1] Nota del autor: La nueva teoría estratégica (NTE) fue impulsada por un grupo de investigadores sociales, liderados por el Doctor Rafael Alberto Pérez.

Ruta DialogusCI 2021-2022: Comunicación Interna, Colaboración y Conocimiento

Ruta DialogusCI 2021-2022: Comunicación Interna, Colaboración y Conocimiento

Revalorizar la Comunicación, resignificar al Ser Humano, y trabajar la necesaria integración del Ser Humano, la Comunicación y las Organizaciones para alcanzar un mundo mejor.

Yanyn Rincón Quintero

Panel de Cierre #CONCIN2020

El desarrollo  de un 2020 signado por la incertidumbre, el caos y las aceleradas dinámicas de cambio impulsadas por la pandemia COVID-19, trajeron consigo la revalorización de la vida y por ende la necesidad de centrarse en el ser humano; con lo cual la comunicación pasó finalmente a ser reconocida a escala organizacional empresarial, e incluso por los Estados –Naciones  a todas las escalas y niveles como factor esencial para la articulación, el relacionamiento y la orientación estratégica proactiva, reactiva y en la gestión de crisis.

Un año que sin duda marcará un antes y un después para la comunicación humana, organizacional y social; en el cual fuimos testigos de cómo los profesionales, apasionados, estudiosos y encargados de las unidades, procesos y entidades públicas y privadas dieron lo mejor de sí para afrontar la gestión de crisis provocada por la pandemia Covid-19, la cual aún hoy nos mantiene activos y alertas.

En tal sentido, la Comunidad de prácticas y aprendizajes de la Comunicación Interna DialogusCI, se mantuvo a tono con las demandas propias del momento, trabajando de manera conjunta con sus miembros y con profesionales, consultoras, asociaciones, organizaciones, universidades para proveer recursos a la altura de la situación; es así como surfeando la contingencia, comprendiendo las necesidades existentes y articulando los saberes y experiencias desde la comunidad, se alcanzaron los siguientes logros:

  • Arribamos a nuestro 7° Aniversario, interactuando con los profesionales y apasionados de la CI a partir de nuestra actividad bandera los Debates DialogusCI, el cual convoca a nuestros miembros y colaboradores en torno a una temática específica vinculada a la comunicación interna con el uso del hashtag #DialogusCI, que por estos tiempos de intrapandemia ha sido adecuada a las dinámicas y demandas propias de la gestión de crisis.  
  • Alcanzamos los 200 Debates DialogusCI, generando un momento trascendente para nuestra comunidad que continúa creciendo y fomentando el estudio, desarrollo y fortalecimiento de la Comunicación Interna y sus áreas afines y complementarias para Iberoamérica y el Mundo.
  • Celebramos el Día Internacional de la Comunicación Interna, iniciativa que ha sido impulsada desde el seno de nuestra comunidad, con el respaldo de aliados estratégicos y miembros de nuestra comunidad.
  • Se otorgó el Premio a la Excelencia en Comunicación Interna 2020, el cual merecidamente recibió Susana Cáceres González, por su destacada trayectoria al servicio de la Comunicación Interna desde la docencia, la investigación y la consultoría.
  • Se organizó la 5ta. Edición del Congreso Iberoamericano de Comunicación Interna, el cual si bien originalmente tenía como sede física Colombia, se desarrolló de manera virtual en torno a las tres líneas de acción resumidas en su título “Una nueva Visión para Liderar la Estrategia, Inspirar el Cambio y Actuar con Flexibilidad y Resiliencia”, que fueron visualizadas para hacer frente al momento con la participación de 76 ponentes, incluyendo un total de 12 webinars, 9 casos, 8 conferencias y 7 paneles en 4 días llenos de conocimiento y colaboración; en el cual recibimos el apoyo de más de 35 aliados estratégicos y contamos con la participación de cerca de 5 mil personas desde 30 países de Iberoamérica y el mundo; un logro posible gracias a la generosidad de todos y cada uno de los miembros, colaboradores y aliados de nuestra red, proporcionando contenido y experiencias sumamente valiosas a los cuales aún hoy puedes tener acceso a través de nuestro canal de YouTube DialogusCI.
  • Participamos como Aliados Estratégicos de diferentes eventos de alcance internacional como el ECIN 2020, CIFEST 2020, ENDICOM 2020, entre otros.

Agradezco a todos miembros DialogusCI y los miembros del Team DialogusCI que me han acompañado en la Coordinación durante el período 2019-2020; asimismo, a los moderadores que han estado presentes en estos dos años; al tiempo que valoro la confianza para extender mi rol al servicio de esta comunidad en calidad de Coordinadora General de DialogusCI por el período 2021-2022; lo cual me compromete de manera responsable con cada uno de ustedes para seguir trabajando con el mismo entusiasmo en pro del fortalecimiento el estudio y aplicación de la Comunicación Interna teniendo como centro al Ser Humano y correspondiendo a las demandas organizacionales y sociales de estos tiempos y a continuar impulsando una Ruta de la Colaboración y el Conocimiento para el fortalecimiento de la Comunicación Interna.

En tal sentido, la Ruta DialogusCI 2021-2022, se mantendrá asociada a tres procesos fundamentales como lo son:

  • El Debate DialogusCI, el cual para este año aspiramos tenga una periodicidad quincenal, integrando moderadores de Iberoamérica y el Mundo que nos fortalezcan con sus saberes y experiencias en torno a la Comunicación Interna, áreas afines y complementarias.
  • El Congreso Iberoamericano de Comunicación Interna – CONCIN 2021; el cual para este año en su sexta edición tendrá como Sede México, y cuya realización se dará de manera virtual, estaremos informando oportunamente los detalles del mismo en los canales oficiales de DialogusCI
  • La gestión de contenidos a través de nuestros diferentes canales: Website: www.dialogusci.com, Canal YouTube DialogusCI, Grupos en Facebook DialogusCI y CONCIN, Grupo LinkedIn DialogusCI, y en  Twitter e Instagram usando @DialogusCI  y el hashtag #DialogusCI y en la cuenta de Twitter @CONCIN

Asimismo, durante el período 2021-2022, aspiramos en compañía de los miembros del Team DialogusCI orientarnos estratégicamente a la consolidación de la Red DialogusCI, el fomento de publicaciones, capacitaciones y certificaciones de procesos de manera autónoma con apoyo de universidades y aliados estratégicos.

Estamos convencidos que la gran fortaleza y empuje de DialogusCI está en el compromiso profesional, la colaboración y la disposición de servicio de comunicadores apasionados con misión, pasión, vocación y profesionalismo que procura innovar y brindar soluciones a la necesidades y problemáticas de la comunicación interna desde la gestión individual y colectiva con soporte en la práctica y desempeño de esta disciplina sumando voluntades y generando acción estratégica.

Sigamos juntos construyendo DialogusCI por la Ruta de la Colaboración y el Conocimiento para el fortalecimiento de la Comunicación Interna.

El Capital Semilla: la necesaria gestión de los talentos

El Capital Semilla: la necesaria gestión de los talentos

Busca siempre la semilla del triunfo en cada adversidad.

Og Mandino

En mi post anterior ‘Emprender sin límites’, señalaba que el ‘capital semilla’ está dentro de cada uno de nosotros, teniendo eco esta afirmación en algunos de nuestros lectores; por lo que he decidido ampliar un poco más al respecto; no sin antes confesar que siempre me ha llamado la atención como de una simple semilla puede emerger vida, belleza, alimento, prosperidad y sustento, sin duda existen muchas parábolas y analogías que lo refieren.

La madre naturaleza siempre nos ha propiciado elementos para comprender la esencia de la vida, es así como una simple semilla que cae en tierra fértil, traerá el fruto y con este vendrá la cosecha y con ella el alimento, la prosperidad y el continuo de la vida que se renueva por los siglos de los siglos.

Paradójicamente, una semilla debe atravesar por procesos de cambios y transformación, incluso pasar un tiempo en la oscuridad de la tierra, con la humedad necesaria para emerger en busca del sol y el cielo abierto en un renuevo o brote que al completar su proceso en sus tiempos dará flores y frutos.

La primera vez que escuche hablar de emprendimiento fue en la primera década de este siglo, y posterior a ello me alcanzó el término ‘capital semilla’, el cual estaba asociado a un esfuerzo de inversión inicial a todo riesgo, para la puesta en marcha de una idea de negocio; con el tiempo en este mismo ámbito se habla de ‘capital emprendedor’ donde los inversionistas brindan soporte a nuevos negocios con la esperanza no solo de recuperar la inversión, sino de capitalizar utilidades, y en algunos casos de ‘capital abeja’, para referir a inversiones en ideas de negocios lideradas por mujeres mayores de 18 años; si bien no soy especialista en el ámbito del emprendimiento; considero que el género humano tiene muchos talentos para emprender e ingeniar; podría decirse que todo individuo es Emprendedor, Ingeniero y Creativo en la Escuela de la Vida, donde el norte de todos debería orientarse a la Universidad del Éxito.

No obstante, al referirme al emprendimiento y al capital semilla, me estoy orientando al momento actual que demanda un nuevo comienzo que en sí es un emprendimiento, y por ende este debe tener un capital base para su arranque, y usted y yo mi querido lector, hemos acumulado durante algunos años un conjunto de competencias, capacidades y talentos aderezados con teorías, prácticas y aprendizajes, vivencias y experiencias de las cuales ya en las anteriores entradas hemos realizado un balance por cuanto, no estamos iniciando un 2021 en cero, y aun y cuando en tránsito se ha dado en intrapandemia, con lo cual las circunstancias parecen no haber variado mucho; cada uno de nosotros debe sacar lo mejor de su caja de herramientas para afrontar el arranque del 2021 sin perder valor.

En virtud de lo anterior, parece pertinente preguntarnos ¿cómo podemos desafiarnos a sacar lo mejor de cada uno de nosotros para hacer frente a la adversidad y la incertidumbre?; ya que tal y como sucede en el ámbito del emprendimiento estamos afrontando riesgos y pérdidas, los cuales pueden ser soportados desde el valor inicial que yace en cada uno de nosotros, y que a diferencia del ámbito del emprendimiento en los negocios, tiene la ventaja suprema de constituir un valor fundamental que no puede ser llamado a pérdida jamás.

Con base en lo anterior, queremos acompañarte para reconocer y activar el ‘capital semilla’ que hay en ti, considerando la necesaria gestión de los talentos a partir de los siguientes pasos:

Paso 1. Haz un inventario de tus talentos y competencias. Ante todo te invito a  invito a considerar cuales son las partes y dimensiones que priman para ti al observarte en función de integrar autoconciencia, autoconocimiento y autoestima; y a partir de allí te invito redactar una lista para observar tus competencias y talentos; puedes emplear las dimensiones del Ser, Saber, Hacer, Convivir; otra opción es considerar las dimensiones del cuerpo integral que atañen a las dimensiones: físicas, mentales, emocionales, energética, espirituales, místicas; por ejemplo. En este sentido, debemos actuar de manera flexible con las formas como queremos mirar o dimensionar nuestra realidad. Dedícate a caracterizar las competencias y talentos que posees de manera consciente y equilibrada, sin permitir que tu ego te juegue una mala pasada.   

Paso 2. Reconoce tus oportunidades de mejora. Al tener claridad y discriminar y discriminar nuestros talentos y competencias estamos en capacidad de agradecer posibilidades y limitantes, y hacernos conscientes de que los límites se pueden ampliar o expandir y que somos responsables de nuestro horizonte, por lo cual estamos llamados a detectar de que manera nuestros sistemas de creencias limitantes nos han impulsado a experiencias erróneas y a sentir que somos débiles o incapaces; una vez que podamos reconocer estos aspectos se abre una puerta para atender las posibilidades de mejora en diferentes aspectos de nuestras vidas, lo que permite ajustar y reorientar tu propósito de vida y en consecuencias tus metas y objetivos. En este aspecto, es fundamental que reconozca tu valía, poder y voluntad para sacar la mejor versión de ti.

Paso 3. Revisa la caja de Herramientas de supervivencia, bienestar, felicidad, éxito y prosperidad. Lamentablemente, al nacer no traemos un ‘Manual de Funcionamiento para el Desarrollo Humano’, pese a ser considerados la máquina más perfecta y potente de la humanidad; la buena noticia es que estamos dotados con un sistema integral que nos da luces para afrontar de la mejor manera nuestra realidad.  De tal manera, a lo largo de nuestras vidas acumulamos una importante caja de recursos y herramientas para afrontar nuestro tránsito, que posibilita nuestra comprensión, avance y equilibrio para fluir en medio de la vida con plenitud. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Cuáles son las claves para alcanzar el éxito, la prosperidad, el amor, el bienestar, la salud, la felicidad, y la prosperidad? ¿Debo abdicar a alguna de estas o puedo tenerlas todas? ¿Quiénes son nuestros aliados? Algunos aspectos fundamentales para comprender las herramientas con las cuales fuimos dotados al nacer están asociados a: cerebro-mente, inteligencias múltiples, corazón, emociones, sistema digestivo, energía, formas de relacionamiento con personas y medioambiente, aceptación, flexibilidad, confianza, seguridad, valor, voluntad y compromiso; a partir de estos podrías develar la comprensión de tu propio funcionamiento, y del funcionamiento de los aspectos externos y medioambientales con el ánimo de comprender a los otros y todas las formas de vida y creación, para con el poder del pensamiento, la palabra y la acción crear e innovar todas las formas de realidad posible y hacerte responsables de estas.

Paso 4. Construir el propio Ikigai para delinear el rumbo o dirección. Se hace complejo avanzar sin la existencia de motivos, inspiración, objetivos y metas; por cuanto hay que delinear la razón y a partir de estas establecer las estrategias necesarias para avanzar paso a paso de manera segura. Para establecer un plan existen múltiples herramientas que facilitarán la construcción de un plan hacia la dirección o rumbo según tu razón o propósito; para ello lo fundamental está en establecer: a) Área de Atención – Acción Prioritaria; b) Objetivo – Meta en correspondencia con cada una de las áreas, c) Estrategias para avanzar desde el punto de inicio hacia el objetivo-meta propuesto de manera autónoma o colaborativa, d) establecer los recursos físicos, materiales, financieros para el desarrollo de las estrategias, e) adquirir el compromiso de los públicos y grupos de opinión, decisión, poder e interés, f) establecer un cronograma de actividades, f) establecer los indicadores que permitan medir el cumplimiento parcial o total de los objetivos y metas establecidos. Hay múltiples herramientas para desarrollar el Ikigai, más lo determinante es que con este puedas brindar cobertura integrada para desarrollarte en aquello que eres bueno y que has elegido hacer porque te gusta y amas hacerlo, propiciar lo que el mundo necesita para su desarrollo y evolución armónica; que permita que seas retribuido y recompensado en atención a tu misión, pasión, vocación y profesión.

Paso 5. Activar hábitos y comportamientos orientados al bienestar, el éxito y la felicicidad.  A menudo he seguido de cerca las actuaciones de personas que disfrutan de bienestar, felicidad y éxito, para analizar los hábitos y comportamientos que les acompañan, en el ánimo de activar algunos de sus hábitos para orientar una vida plena, en virtud de lo cual tengo mi propia lista de hábitos saludables, en adecuación con mi orientación estratégica; entre los cuales destacan:

  • Levantarme temprano.
  • Conexión con la Divinidad
  • Organizar mi espacio de trabajo
  • Lectura y escucha diaria de Materiales y Afirmaciones positivas
  • Meditaciones
  • Visualizaciones Creativas
  • Ejercicios de Respiración y Relajación
  • Uso de colores para organizar y clasificar mis actividades, dinámicas y contenidos.
  • Audios y Conferencias en diversas áreas de atención prioritaria
  • Dibujar y Colorear 
  • Caminar al aire libre
  • Caminar descalza (por razones obvias en casa o en ambientes naturales)
  • Tomar agua abundante
  • Bailoterapia
  • Alimentación Balanceada (este es uno de los más retadores)
  • Gestión y control de Finanzas y Presupuesto Personal
  • Gestión y control del Tiempo
  • Gestión de las emociones
  • Gestión y Manejo del Ego (retador y demanda entrenamiento)
  • Tiempo de calidad y cercanía con familiares y amigos

Si bien estos son algunos hábitos, seguramente podemos aprender nuevos hábitos con las sugerencias que nos dejes es tus comentarios para este post, desde tu experiencia.

Finalmente, ratificamos que cada persona trajo consigo la semilla de la vida, la felicidad y el éxito; por ello cada uno de nosotros es responsable de gestionar sus competencias, capacidades y talentos en correspondencia con la realidad de vida para el desarrollo, fortalecimiento, mantenimiento de las dinámicas sociales, económicas y medioambientales, siempre en procura del equilibrio con la vida, tal como lo señala el ‘Efecto Galatea’.

También es cierto que cada individuo en calidad de capital semilla debe estar disponible para la tierra fértil y hacerse consciente que los propósitos y los logros que aspira no llegan por casualidad, y que las condiciones medioambientales estarán influyendo su desarrollo; así trabajar de manera responsable en el manejo del ‘Efecto Pigmalión’, también conocida como la ‘profecía autocumplida’.

La buena semilla da frutos, pero no es un proceso de un día para otro; y bueno ya saben sale el sembrador a sembrar y dependiendo de donde caiga la semilla dará frutos; estemos a cargo de la gestión de nuestros talentos, conscientes de todo lo que permitimos que nos influya y a qué o a quién otorgamos permiso y poder para afectar o impactar nuestra realidad.

Que este año transitemos una excelente experiencia para potenciarnos y fortalecer nuestras oportunidades de mejora para emprender desde lo que somos, sabemos y hacemos para nuestro bien y para el bien de toda la humanidad. A seguir resguardándonos del Covid 19 y ratifiquemos nuestro deseo de que trabajaremos para que este sea un año de bienestar, felicidad, éxito y prosperidad.  

Imagen: Freepik

Emprender sin límites

Emprender sin límites

“De nada sirve al hombre lamentarse de los tiempos en que vive. Lo único bueno que puede hacer es intentar mejorarlos”

Thomas Carlyle


Esta semana es propicia para reordenar nuestras ideas en correspondencia con los propósitos establecidos desde lo individual y hacia lo colectivo, es tiempo de actuar, crear, emprender, reconociendo nuestras competencias, capacidades y potencialidades para orientarnos desde el ser y el saber hacia el hacer sacando lo mejor de nosotros mismos.

Continuamos en modalidad ‘pandemia activa’, con los agravantes del caos propio de la irreverencia, la incredulidad, la falta de civismo, alimentados por las cuotas de poder y los egos alterados que desean ostentar la vanagloria del control y el poder a escala global; por cuanto es momento de comprender y resignificar barreras, fronteras y limites; por considerar que cuando conocemos nuestros límites somos capaces de expandir nuestras alternativas de acción y ampliar nuestros horizontes para trascender a partir de la creatividad, la colaboración, la aceptación y avanzar por sobre las limitantes generando nodos y puentes que posibiliten el emprender con sabiduría y asertividad.

Emprender desde mi perspectiva conceptual conforma el inicio de una acción, actividad, empresa, proyecto, que demanda esfuerzo, trabajo, energía, dado que requiere crear, renovar, reingeniar aspectos, cosas, realidades o situaciones e incluso individuos; de tal manera, para emprender se requiere una mirada proyectiva, positiva, capaz de brindar soluciones, sortear obstáculos, superar creencias limitantes e innovar.

Los límites anidan en nuestro ser impactando nuestro autoconcepto y nuestra propia estimación; de tal manera elegir despejar el principio de las imposibilidades y de las limitaciones propias es un requerimiento esencial para avanzar.

A lo largo de mi camino y mi formación he aprendido a darme espacio para el autoencuentro que permite reconocer mis potencialidades y limitaciones para orientar la ruta en correspondencia con el propósito, por lo cual desde mi experiencia puedo compartir algunas claves para emprender sin límites en este nuevo año, sin perder de vista el horizonte para obtener resultados favorables:

  1. La buena semilla requiere tierra fértil. Resulta fundamental para emprender establecer una limpieza profunda y sentar unas bases sólidas; en tal sentido, al igual que no se puede construir una casa nueva sobre las ruinas de una casa anterior; nuestra visión requiere alinear nuestro ser físico, mental, emocional y espiritual; limpiando las plagas limitantes del temor y la duda de nosotros, ya que estas son responsables de limitarnos y paralizarnos, cerrando la posibilidad de acción. Se requiere establecer un nivel base de ‘cero estrés’, y disponer de una mentalidad abierta que sirva de tierra fértil para orientar ideales y realidades en pro de las posibilidades y de lo inimaginable.
  2. Conectar con el propósito. Si aún no posees un propósito de vida se hace complejo avanzar, una vida con propósito permite ver más allá de lo posible, y buscar alternativas de acción creativa para obtener logros, es imperante refrescar la imaginación, reconocer si hubo cambios que demanda realizar ajustes del propósito o el horizonte, cuando los propósitos, son básicos y fácilmente alcanzables y no demandan mayores esfuerzos y creatividad, constituyen muchas veces el propio límite, también el querer vivir el propósito de otros, imitando lo que estos hacen, restringe nuestra visión en patrones establecidos, obstaculizando a la apertura creativa. El propósito debe retar nuestras fuerzas, creatividad, entusiasmo, voluntad e inspiración para motorizar la acción.
  3. De aquí en adelante. Reconocer nuestro punto de partida, nuestros recursos, nuestro lugar en el todo glocal, y al tiempo la parte que aportamos a nuestros socios de aprendizajes y colaboradores es primordial. No estamos solos, no somos islas; por tanto, lo que hacemos y lo que dejamos de hacer esta enmarcando nuestro avance efectivo hacia la meta, cada uno de nosotros decide su propio ritmo para avanzar, y actúa conforme a sus recursos y a su energía. Reconocer el espacio, el ambiente y los agentes o actores que interactúan, intervienen, aportan, limitan nos influyen en nuestro avance, nos estacan, nos detienen, nos limitan; por ello solo podemos otorgar poder y energía a lo que está contribuyendo a nuestro propósito en atención a las metas, objetivos y al propio ritmo.  
  4. El Momento. El momento establece la oportunidad del continuo en el tiempo, si bien la procastinación se establece como una importante limitación, parece importante completar los estadios de tiempo-espacio para garantizar el continuo, avanzar paso a paso es fundamental, y alcanzar pequeños logros cotidianos. El manejo del tiempo resulta clave para vencer las limitaciones, hay tiempo para todo y a menudo hay que aguardar el tiempo oportuno, el momento clave, es así como la transformación garantiza el cumplimiento de ciclos de manera efectiva, para no tener que regresar a reencuadrar aspectos que obviamos y consideramos insignificantes y sin importancia que imposibilitan a menudo completar las tareas, los ciclos, los procesos de manera sólida.
  5. Fluir de manera entusiasta y positiva. No importa, la situación que afrontemos, pese a las condiciones adversas siempre hay tiempo para centrarse en lo positivo, en lo bueno, en lo vital, inspirar, entusiasmar a otros a buscar los aspectos positivos o favorables en medio de la realidad. Realmente aprovechar sacar mieles de las hieles establece la semilla del aprendizaje. Hay que empoderarse con valentía ante la incertidumbre y la adversidad, solo de esta manera podemos abrir nuestra mente a ilimitadas posibilidades. Pensamiento positivo atrae circunstancias positivas.
  6. Buscar el equilibrio. A menudo nos presentan polos opuestos que nos exigen posturas polarizadas, es importante fluir en medio del orden y el caos, de las luces y las sombras, soltar, iluminarnos con nuevos aspectos, posibilidades y opciones para develar lo oculto, e iluminar lo oculto; esto significa a manudo salir del enigma y crear nuevos paradigmas, y por qué no, incluso hallar nodos o sintagmas que posibilitan la innovación.
  7. Caminar un kilómetro más. Caminar hacia la meta amerita constancia, dedicación, disposición para servir y generar nodos y puentes; pero por sobre todo caminar un kilómetro más, dar más de lo que se espera, brindar ese plus, ese valor agregado que nos hará más distintivos, hoy día las ventajas del mercado no están en la competitividad, están en el servicio, en el valor agregado, en la construcción, la cooperación, la integración, el valor es distintivo y demanda ese kilometro adicional, compartir la llama inspirar y prosperar a nuestro paso.

El ‘capital semilla’ para emprender este nuevo año libre de limitaciones, está dentro de cada uno de nosotros, está en el valor de comunicar nuestra disposición de brindar lo mejor de nuestros talentos, de integrar esfuerzos con nuestros aliados estratégicos creando nuevas oportunidades para ganar-ganar, de trabajar esforzadamente en buscar de nuestras metas y objetivos y mirar hacia el horizonte donde el cielo y la tierra se hacen uno solo, donde las posibilidades están dispuestas para ser halladas, descubiertas y cocreadas.

Total, no es el principio del fin, no es el fin del principio, es el tiempo de emprender sin límites en medio de un continuo de oportunidades por descubrir para disponerse a lo nuevo.

Imagen: Freepik

Preparados, Renovados y Siempre Listos

Preparados, Renovados y Siempre Listos

Quiero agradecer a Dios por este año 2020, que en pocos días se va, por todo lo aprendido, por recordarnos que somos perfectibles, que aún tenemos mucho potencial para desarrollar y mucho por aportar.

Agradezco a familiares, colegas, compañeros de trabajo, amigos, vecinos, aliados y hasta a personas que recién llegaron a mi vida por acompañarme con su maestría, para superar juntos obstáculos y barreras.

Quiero agradecer por mi modesto hogar, por mi sagrado espacio interior y por el ambiente que me ha rodeado este año, por las ventanas que me hablaron de transparencia y me mostraron mi reflejo, ese que proyecto a los demás; y muy especialmente quiero agradecer por el tiempo, especialmente el que pude brindar como servicio a individuos y organizaciones, por el tiempo para hacer introspección y reflexión, para optimizar desde la mirada interior el conocimiento y ajustar el foco sobre mi ser, saber y hacer para trascender en la convivencia.

Agradecer por los aprendizajes en torno a la salud y a la vida-muerte, que me han brindado la posibilidad de llenar cada vacío, cada ausencia, cada dolor ante la pérdida de familiares, amigos y gente admirable, con ágape.

Mi tránsito por el 2020, no ha sido con gríngolas, ni con cristales color rosa, al igual que todos de manera directa o indirecta he tenido eventos, días complejos, días grises; sin embargo, la esperanza y la fuerza de la fe han iluminado esos momentos.

Deseo que el próximo año 2021, nos encuentre plenos en salud y con el mejor de los entusiasmos para continuar en búsqueda de la excelencia, en la certeza de que esto significa afrontar los siguientes retos:

  • Ser cada vez mejores personas,
  • Afrontar la realidad con sencillez, humildad y gallardía.
  • Articular conocimiento, sabiduría e intuición para la acción,
  • Impulsar la creatividad, el emprendimiento y la innovación,
  • Estar dispuestos para el servicio,
  • Comunicarnos con cercanía,
  • Colaborar y cooperar para hacer parte integral del equipo,
  • Mantener y desarrollar la inspiración y el entusiasmo,
  • Orientarse hacia lo positivo y lo vital,
  • Trascender los límites,
  • Caminar siempre un kilómetro más, y
  • Persistir, insistir y nunca darse por vencido.

Que el nuevo año, nos consiga preparados, renovados y siempre listos para adecuarnos a las dinámicas y retos que nos traerá; con la alegría y el afecto de siempre, sin importar tu nombre, ciudadanía, sexo, religión, edad, estatus laboral; estamos listos para ser mejores, transitar nuevas experiencias, andar nuevos caminos.

De tal manera, que como se hace tradicionalmente en la casa grande, la casa materna, rezo una plegaria, levanto mi copa, brindo por los presentes, por los ausentes; sueno la campana, grito de alegría y venga un abrazo: ¡Feliz Año Nuevo 2021!

Imagen: Freepik

Balance 2020 (Parte III): Logros y Resultados

Balance 2020 (Parte III): Logros y Resultados

Apreciados lectores, esta es la tercera de tres entradas dedicadas a realizar un Balance 2020 del año 2020, en la primera presentamos Diez Lecciones Aprendidas’; en la segunda, nos centramos en dos factores considerados clave que titulamos: ‘Revaloración de la estrategia y la comunicación’, para esta tercera y última parte, que les parece si tal como lo anunciamos hablamos de ‘Logros y Resultados’.

A sabiendas de que podremos considerar diferentes categorías, me gustaría trabajar con diversos abordajes. Un primer abordaje, podría brindarnos la mirada sostenible desde la triada: social, económica y medioambiental; un segundo abordaje, podría orientarse desde la diada de lo individual y lo colectivo; un tercer abordaje, posibilitaría dimensionar la triada: familiar, laboral, ciudadana; y una cuarta mirada, nos permitiría discriminar lo positivo y lo negativo.

No obstante, para efectos de la presente serán consideradas las siguientes categorías: familia, dinámicas laborales, dinámicas ciudadanas y sociales, economía y medioambiente; dejando al lector la tarea de establecer sus consideraciones individuales y la discriminación de los aspectos favorables o desfavorables.

Parece pertinente señalar, que nuestra pretensión es presentar consideraciones documentadas a lo largo de la experiencia que aun transitamos en torno a la pandemia desde la fenomenología; siendo conscientes que cuando hablamos de logros hablamos de alcanzar o concretar una aspiración, meta o propósito que puede o no estar declarado; en tanto, al hablar de resultados se tendrían que establecer en asocio con avance parcial o total, en la consecución de objetivos o metas previamente declaradas;  y,  que para efectos de este ejercicio cada uno de ustedes debería completar en virtud de los objetivos previamente planteados.

Así al inicio de este año, cuando escribimos la entrada: ‘2020: Un nuevo año…Una Nueva Década… y múltiples oportunidades para capitalizar experiencias, aprendizajes y una vida orientada a la excelencia’, de ninguna manera imaginaríamos lo que vendría a partir de marzo con la declaratoria de la pandemia, trazando algunas consideraciones que parece pertinente rescatar en el ánimo de precisar la concreción o no del logro; si bien nuestra visión inicial señalaba que la diversidad y el cambio venian signando los tiempos, estableciendo tres aspectos fundamentales:

  • Cambios, disrupciones, desigualdades y conflictos en los ámbitos sociales, políticos, económicos.
  • Eventos naturales y culturales que han alterado nuestros espacios y tiempos, impactando ecosistemas, dinámicas sociales, hábitat, biodiversidad, recursos, entre otros.
  • Competitividad de la realidad y la virtualidad a partir de las Tecnologías de la Comunicación y la Información que han propiciado grandes avances y al tiempo algunas problemáticas que requieren atención y control. (Rincón, 2020ª, párr. 3)

Lo anterior, nos permitió recomendar diez aspectos clave para orientar las acciones en este año, previo a la declaratoria de la pandemia: Definir la Visión, Desarrollar Nuestro Ser integral, Pensar en Positivo, Generar compromiso con el cosmos, Definir nuestros Aliados, Establecer una Estrategia, Comunicar con propósito, Mantener la conexión, Cultivar la paz, y conectar con la prosperidad; las cuales, desde lo personal considero que fueron cruciales para hacer frente de manera gallarda a la cruzada que trajo el 2020.

Como bien sabemos, el cambio se convirtió en una constante incisiva, crítica y determinante para el 2020, y he aquí nuestra visión sobre logros y resultados; los cuales abordaremos en la comprensión de un situado signado por el caos y la complejidad, donde la perspectiva de cada uno de nosotros como agentes de cambio activos o pasivos; tiene perspectiva relativa e inherente a ubicación y sistema de creencias y valores:

  • Familia: La familia y el hogar han constituido el centro de resguardo y operaciones de las diferentes dinámicas durante el tiempo de confinamiento, posibilitando el reencuentro familiar, requiriendo estrategias de negociación y mediación para la articulación y el relacionamiento de los miembros de la familia en correspondencia con sus edades e intereses. La comunicación familiar ha cobrado valor en este tiempo, posibilitando una convivencia que dio ocasión para la integración, el conocimiento de las partes, compartir tiempo e intereses, renovar compromisos, y gestar actividades conjuntas para el manejo de las emociones y el ocio estando en casa. El hogar que para algunos parecía cada vez más un paso rápido y necesario para algunas horas de sueño y descanso, cobró un nuevo significado para quienes debieron quedarse en casa. Comunicación Familiar, compromiso e integración, calidez, colaboración, negociación y acuerdo, unidad; son algunos de los aspectos fortalecidos. También el disfrute y la diversión desde la simplicidad cobró valor.
  • Dinámicas Laborales: La función laboral tuvo gran impacto, esto en virtud de que las organizaciones invadieron las casas y por ende a la familia; las jornadas laborales debieron ajustarse en horario y espacio, en la mayoría de los casos con apoyo de las nuevas tecnologías. Entre los logros en esta dimensión están los avances en materia de teletrabajo, flexibilidad y mediación virtual y avances con soportes en tecnologías de la comunicación y la información. También hay que reconocer la sistematización de la estructura organizacional, aplanando las tradicionales estructuras piramidales, fomentando la colaboración e integración de los equipos y el surgimiento de nuevos liderazgos, dando paso a nuevas competencias en los líderes y en los colaboradores internos, se observó el impulso de la solidaridad. La comunicación organizacional se reposicionó en el marco de la estrategia organizacional, y en especial la comunicación interna se revalorizó en las organizaciones. La gente pasó al centro en las dinámicas laborales en virtud de su capacidad de relacionamiento. Se ha vislumbrado la humanización de las organizaciones.
  • Dinámicas ciudadanas y sociales: Las dinámicas ciudadanas y sociales, si bien signadas por la incertidumbre de las consecuencias ante la realidad pandémica, y pese al surgimiento desbordado de los egos, en términos generales fue escenario para la organización de instituciones de corte ciudadana con apoyo de empresas y organizaciones. En medio del confinamiento hubo espacio para la reflexión en torno a la vida y la muerte, al valor de lo espiritual y lo material, al valor de los profesionales, en especial los de la salud, a la necesidad de invertir en investigación e innovación, y también ante la demanda de ser flexible, adaptable y resiliente. Se observó en líneas generales la disposición para la búsqueda conjunta de salidas, soluciones y adecuación a las diversas problemáticas derivadas de la pandemia y del confinamiento. La solidaridad, la tolerancia, la colaboración, le gestión en valores, la integración de esfuerzos, la cocreación y la disposición de servir desde las competencias, talentos y capacidades sacó lo mejor del género humano.
  • Economía: El sector empresarial se ha visto muy afectado, asimismo el talento humano que ha mermado en sus condiciones salariales, quedando incluso en algunos casos cesantes. Si bien las economías han tambaleado, muchos negocios diversificaron su producción en favor del colectivo, generando insumos para la atención prioritaria de los afectados por la pandemia, en medio de esta realidad también se ha puesto a prueba la el  ingenio y creatividad del ser humano,  gestionando sus capacidades para el desarrollo de emprendimientos e innovaciones en procura de brindar productos y servicios; y  con gran ánimo de asistir y colaborar a quienes requerían el apoyo con insumos en sus domicilios; al tiempo, las redes sociales y las nuevas tecnologías han jugado un papel primordial para el desarrollo de emprendimientos locales,  y la gestión de estrategias de mercados ante la crisis.
  • Medioambiente: El medioambiente es un sector favorecido en medio de la pandemia, que ha posibilitado la reflexión en torno a la actuación del ser humano frente a su propia especie, y en atención a la vida en el planeta y al impacto contaminante y depredador que orienta la realidad del cambio climático impactando a la fauna, la flora y el medioambiente en general. Desde el confinamiento hemos podido apreciar el retorno de algunas especies a sus hábitats naturales, también observamos los efectos en el manejo de residuos y desechos. Confieso que, desde lo personal, pude observar como los cielos se despejaron y disfruté el vuelo y el canto de los pájaros.

Si bien uno de los mayores logros está en la revalorización de la vida, la salud y del ser humano, hemos alcanzado un valioso tiempo para el autoconocimiento y la autovaloración, en muchos casos los Objetivos de Desarrollo Sostenible y sus cinco dimensiones: personas, planeta, prosperidad, alianzas y paz; han dado luces para el direccionamiento y la acción en medio de la contingencia; múltiples adjetivos han surgido para descalificar este singular año 2020; más yo por mi parte me sigo esforzando por ver el lado positivo y amable; no todo ha sido malo; hubo dolor y llanto; y también hubo alegrías, el año ha merecido poemas, canciones y hasta bailes; ha sido escenario para el perdón y la reconciliación; no ha sido el año de la visión perfecta que todos aspiramos al inicio; pero ha sido un año para elevar la consciencia individual y colectiva.  

Al cierre del presente Balance 2020, le invito a realizar su propio inventario de logros y resultados en torno a este año, para lo cual, en principio, si ha leído mi escrito debo celebrar con Usted y felicitarle por disfrutar de la vida aquí y ahora y por disponer el tiempo para lectura del mismo; ‘la salud por estos tiempos es uno de los mayores bienes y los mejores regalos que podemos ostentar’.

Este año nos deja llenos de interrogantes, y son estas las necesarias para iniciar la reflexión estratégica que precede a la formulación de la estrategia, nadie podrá hacer el Balance 2020 mejor que usted, podemos tener perspectivas diferentes, podemos también adoptar actitudes diferentes y hasta sentir diferente; pero transitamos la misma senda, vivimos sobre la misma tierra y cada uno tiene la capacidad de tomar sus propias elecciones bien tomando la opción de quejarse y sucumbir al fracaso, a la enfermedad, al miedo y al dolor que nos susurra que todo está perdido, y que ya no hay tiempo ni oportunidad para el cambio; ó tomando la opción de una mejor manera de vivir en procura del éxito, la felicidad y la realización superando los retos y desafíos para  disfrutar la alegría de vivir, fortalecer la familia como núcleo, recuperar el tiempo y los espacios, buscar la plenitud y el desarrollo integral para nuestro mayor bien y el bienestar de toda la humanidad. Ahora Usted tiene la elección en sus manos.

Imagen: Freepik

Balance 2020 (Parte II): Revaloración de la estrategia y la comunicación

Balance 2020 (Parte II): Revaloración de la estrategia y la comunicación

Cuando el 2020 inició posiblemente el común de nosotros tenía un plan o una estrategia; sin embargo, la pandemia en el común de los casos inhabilitó y canceló nuestras planificaciones estratégicas originales, correspondió entonces lidiar con la incertidumbre, los imprevistos, y muy especialmente con el miedo, y como sabemos el miedo resulta paralizante, caótico y nos imposibilita visionar con claridad la dirección correcta.

Así en medio de este año, la comunicación y la estrategia resultaron dos componentes cruciales que se revalorizaron en medio de esta inédita crisis; y digo que se revalorizaron, pues probablemente algunos profesionales y especialistas del área bien conocemos de la importancia e idoneidad que revisten ambos aspectos en las dinámicas organizacionales, y como resultan necesarios y complementarios para su efectividad, brindado una nueva mirada de la comunicación estratégica y de la estrategia de comunicación en el contexto de la Estrategia Corporativa y la Comunicación Organizacional, las cuales como se ha vislumbrado desde las teoría deben gestionarse de manera proactiva, reactiva y de crisis; de donde en lo personal considero que el ámbito organizacional regularmente se maneja reactivamente.

La formulación de la estrategia y la capacidad de comunicación están entre las dimensiones de gestión clave que aun debemos fortalecer en materia de gestión, como se hizo evidente; muy especialmente en gestión de crisis; asumir que estos aspectos son básicos, simples y pensar que ‘cualquiera’ puede desarrollarlos, constituye un gran error.

No obstante, a lo largo de este convulso año, se pudo evidenciar como gerentes y comunicadores se amalgamaron para hacer frente a la crisis, desde la innovación y la creatividad, poniendo al centro de la estrategia y la comunicación a colaboradores internos y grupos de interés y decisión.

La formulación estratégica demanda conocer la situación y pensar de manera analítica, critica y creativa como brindar alternativas y soluciones de acción, lo que en el marco de la pandemia COVID19; hemos podido observar en emergencia, estimando algunas estrategias que surgieron en este contexto:

  • Actuar desde la interdisciplinariedad con equipos multidisciplinarios para optimizar la capacidad estratégica de la organización.
  • Fomento de la Cercanía comunicación y relacionamiento con y entre los empleados o colaboradores internos.
  • Reforzar el valor de la vida y fomentar el autocuidado.   
  • Actuación remota, responsable y colaborativa.
  • Impulsar el sentido o Espíritu de Equipo.
  • Adoptar las nuevas tecnologías
  • Generar sentido de unidad, pertenencia y colaboración con flexibilidad remota y desempeño mediado.
  • Impulsar la acción y la capacidad de respuesta,
  • Distinguir de manera responsable la verdad en el contexto noticioso e informativo haciendo uso responsable de los datos.
  • Impulsar la estrategia desde la generación de valor y la innovación creativa.
  • Inspirar el cambio y la acción resiliente.

En términos generales, cuando estamos a solo 15 días para cerrar el año 2020, una de las mayores inquietudes organizacionales está asociada a la formulación de una estrategia para el 2021, ya que como bien sabemos, el paso del año se hace en formato intrapandemia, lo cual quiere decir que continúan los imprevistos y la incertidumbre, por cuanto la mayoría podría pensar que formular una estrategia para 2021, es algo así como echar tiempo y esfuerzos en saco roto; no obstante, es mejor tener un plan sujeto a cambios y ajustes, a ir por la vida como un barco a la deriva, o aplicar la estrategia de ‘por estas calles’: “como vaya viniendo vamos viendo”[1]

Si el Balance del 2020 nos ha indicado que la estrategia y la comunicación son claves en este momento intrapandemia, usemos nuestra creatividad para fortalecer estos aspectos organizacionales, lo que traerá como resultado mayor cohesión del equipo para maniobrar los cambios venideros, de tal manera, que se pueden generar políticas claras para comunicar la estrategia organizacional en el marco de un horizonte incierto, e impulsar una gerencia sin límites en lo que respecta a comunicación estratégica y direccionamiento estratégico organizacional.

Algunos aspectos que me permito compartir con quienes están en ese proceso de formular la estrategia en un marco de incertidumbre:

Revise su filosofía de gestión. Es posible que en intrapandemia, su negocio pueda ser redireccionado o pueda diversificarse si perder su esencia, es mejor disponerse al cambio organizacional que extinguirse en un marco de incertidumbre. Pensar estratégicamente la organización requiere análisis, creatividad, y en muchos casos un toque de osadía; un ajuste parcial o temporal en la misión del negocio puede además hacer aporte a las demandas del mercado.

Realice un balance organizacional. Parece importante, revisar cual es la actual situación de su organización y del mercado intrapandemia; analice junto a sus colaboradores internos y aliados estratégicos sus competencias y capacidades; verifique las posibilidades, potencialidades y también las amenazas reales y potenciales del mercado; y observe como puede su organización afrontar esa realidad sin sucumbir este tiempo fluctuante, piense de y actúe de manera flexible, adaptable y resiliente.

Planifique a corto plazo. La planificación posee documentos maestros básicos: el plan orientado por las metas en plazos de tiempo establecido, a los que luego se articulan los programas que orientan los objetivos en función de áreas, públicos o situaciones específicas. De estos, últimos se puede rescatar el programa especial, el cual se trabaja para una situación irregular o transitoria, y que no excede los seis meses. Pues el 2021, resulta un año irregular y transitorio desde su inicio, es por ello que mi recomendación es planificar a corto plazo con las características de un programa especial, donde las revisiones periódicas son necesarias; y obviamente la periodicidad se establece en virtud de las características y naturaleza de la organización y el negocio. A este respecto estaremos ampliando junto con mi equipo algunas orientaciones estratégicas, por si es un tema que te interese profundizar.

Comunicar la estrategia. Quizás sea el paso más relevante, comunicar la estrategia, amerita que dirección, colaboradores y aliados estén articulados en una estrategia que han logrado construir, que todos conocen, de la cual todos hacen parte, y que cada uno identifica su rol, participación y acción clara y el impacto positivo y negativo que deriva de las acciones y las omisiones tanto de lo que se comunica, como de lo que se calla. En este punto parece clave señalar que el proceso comunicacional demanda unas competencias clave como hablar con sencillez, escuchar con empatía, escribir con precisión y leer con atención; lo que aunado a instrucciones claras optimizarán la comunicación de la estrategia de manera asertiva.  

Fluir con la estrategia. Fluir con la estrategia no es indicativo de conducirse bajo un liderazgo ‘dejar hacer, dejar pasar’, empoderar y facultar a los colaboradores internos y aliados estratégicos en un liderazgo unificado, fluir con la estrategia implica desarrollar un sistema de monitoreo permanente con indicadores que posibiliten el mantenimiento de la estrategia con vista en el horizonte, si bien este horizonte tiene un propósito de dirección claro, recordemos que el volante permite hacer movimientos estratégicos, y que podemos avanzar, detener e incluso mirar el retrovisor y si fuese necesario retroceder y reorientar la estrategia, para ello es importante estar alerta a las dinámicas cambiantes con los pies en la tierra, y saber que cuando se tiene la estrategia en el corazón, se pueden buscar formas para alcanzar los propósitos y obtener los resultados. Es mejor avanzar a pasos cortos, firmes y seguros, que ambicionar metas y objetivos que resulten inalcanzables, y que no vislumbren logros y aciertos para inspirar y motivar al equipo.

El Balance 2020, desde la estrategia y la comunicación continúa siendo positivo, cuando podemos vislumbrar desde nuestros errores, desaciertos y falencias y mundo de posibilidades y oportunidades para ser mejores y avanzar.

El 2021, trae consigo sus propios retos y desafíos, no pretendamos conferirle un continuo del 2020, y para ello hagamos uso de las lecciones aprendidas en durante la pandemia que hemos trabajado en un post en la primera parte de este balance, y las oportunidades de la comunicación y la estrategia como aspectos clave para la gestión organizacional manteniendo la congruencia, la conectividad, la empatía y la colaboración, y cómo si fuera poco reforcemos con la fe y la intuición; preparemos el camino para el 2021 con el mayor de los entusiasmos, con previsión y visionemos los logros.

En la tercera y última parte del balance 2020, que les parece si hablamos de logros y buscamos algo de inspiración en medio de las festividades decembrinas, aceptemos que no todo ha sido malo, así que hagamos juntos un inventario de nuestros logros y resultados.


[1] Nota de la autora. La estrategia “como vaya viniendo, vamos viendo”, justamente es una declaratoria de vacío estratégico que se popularizó y se ha convertido en una especie de proverbio que emerge de la novela venezolana que constituyó una dura crítica al sistema social y político en Venezuela, y hoy me atrevería a decir que, en Latinoamérica, con la cual el personaje Omar Santos, reflejaba que no había un plan, ni una estrategia y que se atendían las emergencias del día a día en el marco de la cotidianidad.

Imagen: Freepik

Balance 2020 (Parte I): Diez Lecciones Aprendidas

Balance 2020 (Parte I): Diez Lecciones Aprendidas

Al cierre de cada año para poder iniciar cualquier proceso de formulación estratégica nos invaden las interrogantes y probablemente las evaluaciones: ¿Cuál fue el Balance de este año? ¿Cuáles fueron los resultados? ¿Nos acercan los resultados a la Visión? ¿Podemos señalar que fue un Balance favorable o desfavorable? ¿Cuáles han sido los componentes positivos? ¿Cuáles han sido los componentes negativos o las falencias que afloraron o continuamos arrastrando? ¿Qué aprendimos?  Con base en lo anterior nuestra Formulación estratégica debe iniciar con el Balance de Resultados para proceder a revisar y actualizar nuestra filosofía de gestión.

Es así como luego de transitar un año con tantos retos como los que trajo consigo, la crisis más impactante de los últimos años, podemos mirar en restrospectiva los últimos meses y preguntarnos que hemos aprendido en el marco de la pandemia COVID19.

En tal sentido, les comparto algunos aprendizajes develados desde mi integralidad personal:

  • No podemos ir por la vida sin un horizonte definido. El autoconocimiento, cada vez se hace más necesario conocer nuestras competencias, hábitos y cualidades más significativas que nos activan y empoderan, también tener claridad sobre nuestro propósito de vida, o ‘Ikigai’, de tal manera el autoconocimiento motiva, inspira y moviliza hacia nuestro horizonte.
  • El equilibrio es clave. Cuando nos sentimos equilibrados podemos avanzar más claramente en correspondencia con nuestros propósitos y metas; estar alineados es necesario, por ello el equilibrio del ser desde una visión integrada de lo físico, lo mental, lo emocional, lo espiritual, lo energético, lo místico; nuestro equilibrio del ser posibilita y facilita nuestra integración, articulación y relacionamiento con los otros.
  • Comunicar de manera integral. Comunicar es un acto de alta responsabilidad que requiere transparencia, reconocimiento del interlocutor y adecuación a las demandas dek momento; en tal sentido, la comunicación amerita reflexión; no son solo competencias aisladas, las cuales sin duda se deben trabajar; sino una capacidad que permita la interacción, retroalimentación y retroacción responsable. La capacidad de respuesta es fundamental al comunicar que demanda el fortalecimiento de las competencias básicas de lecto-escritura y escucha. Hablar con el corazón, escuchar de manera empática, y leer y escribir pensando en los otros.
  • Las tecnologías no son una opción son un requerimiento esencial. Una de las lecciones más importantes de este tiempo está en la adopción de las tecnologías, las cuales requieren voluntad para fluir con el cambio y adecuarse a lo tecnológico para facilitar no solo la comunicación sino también los procesos. La adopción de las tecnologías durante este tiempo, según aseguran los expertos establece un salto a favor en un promedio de 10 años; es decir, las viejas resistencias fueron superadas de tal manera que en pocos meses se pudo avanzar y actualizar lo que habría demorado en atención a los patrones precedentes unos diez años.
  • Las relaciones requieren compromiso. Toda relación tiene una demanda en tiempo y espacio y unos compromisos que posibilitan su fidelización a partir del contacto que posibilita la solidez del vínculo articulador; en tiempo de pandemia aprendimos que la relación establece más allá del contacto físico, compromiso social, recurrencia, empatía, y mucha confianza. En el marco de las relaciones y la convivencia cotidiana se requiere también el reconocimiento de nuestras personas esenciales, especiales y favoritas en el contexto de la familia, los amigos; y el establecimiento de compromisos que somos capaces de desarrollar por el bienestar de la relación.

También en el marco laboral, se han establecido algunas lecciones que me gustaría compartir con ustedes:

  • Los colaboradores comprometidos no requieren tener al jefe al lado para trabajar. Un colaborador comprometido solo requiere instrucciones claras para actuar de manera asertiva. No obstante, es importante identificar con claridad las competencias de los colaboradores por parte de los líderes para poder impulsar las sinergias que fomenten la complementariedad, colaboración y competitividad de estos en una cocreación armónica que oriente los logros organizacionales.  
  • Doble impacto de la realidad familia-organización. Con la nueva realidad las organizaciones pasaron a un inusual esquema de organizaciones sin fronteras, donde sin duda la cultura y el clima organizacional se amalgamaron con la realidad del hábitat del colaborador interno; influyendo en su desempeño y productividad; dado que no todo los colaboradores poseen los mismos recursos, ni les rige un mismo sistema de creencias; su realidad de convivencia en el hogar influyó en su desempeño, tanto como su realidad laboral influyó su formas de convivencia, requiriendo adaptar del hogar; y adecuar las jornadas laborales a los espacios de trabajo. Cabe destacar, que ambas realidades generaron interferencias impactando a la familia y a la organización.
  • El ambiente laboral influye en gran manera en la eficiencia del colaborador. La realidad hogar-organización, influyó la eficiencia del colaborador, alterando rutinas, hábitos, horarios.
  • Las jornadas laborales se extendieron. Uno de los impactos más abrumadores para el colaborador interno ha sido el incremento en sus horas de trabajo y también de la fatiga crónica y el estrés, en virtud de la extensión de las jornadas laborales para poder corresponder a las actividades de la familia y de la organización. Por razones de bienestar laboral y familiar, debe realizarse ajustes en las dinámicas y rutinas del trabajador, las cuales no pueden estandarizarse con la misma facilidad que en un contexto de labores normal, la mal llamada ‘nueva normalidad’, ha demandado el fomento de ciclos de labores y gerencia por objetivos para alcanzar los logros organizacionales sin interferencias.  
  • Nueva realidad demanda nuevos protocolos y etiquetas. La emergencia en la dinámica laboral requirió también nuevas formas de comunicación, protocolos más accesibles y menos formales, adopción de metodologías ágiles, y algunas fórmulas para el establecimiento de límites en las dinámicas laborales desde casa y la adopción de pausas laborales que diversifiquen la actividad y la pausa orientando el equilibrio cognitivo, emocional y espiritual, para garantizar la salud mental y el bienestar del colaborador. Hay que habilitar netiquette que se corresponda con las dinámicas espacio – temporales de trabajo y casa al tiempo que se requieren herramientas para la efectiva administración

En virtud de lo anterior, este año me deja un balance favorable en atención a los aprendizajes, esto en virtud de que, en medio de las fluctuaciones, incertidumbres y los cambios, optamos como lo señalaba en mi publicación de inicio de año en la necesidad de mantener el foco ante la diversidad y el cambio para capitalizar aprendizajes y experiencias de manera perfectible y orientarnos a la excelencia por nuestro bien y por el bien de la humanidad; y ratificando lo señalado en mi anterior publicación de que este año 2020, “ha sido un año pleno en aprendizajes, lecciones y retos de los cuales aún tenemos mucho por aprender y resignificar y trascender”, por lo que a continuación les comparto las diez lecciones aprendidas:

  1. Vivir con propósito
  2. Redignificar al Ser Humano
  3. Revalorizar la Comunicación
  4. Buscar una mejor manera de vivir con integralidad, bienestar y felicidad.
  5. Resignificar la realidad
  6. Adaptarse a la tecnología, la innovación y los sistemas de cocreacción.
  7. Desarrollar competencias y capacidades relacionales para el impulso de las dinámicas socioeconómicas.
  8. Fomentar los valores, especialmente la verdad, la ética, la transparencia como centro de la dinámica comunicacional, relacional y de gestión.
  9. Comprender tiempo y espacio como elementos para una clara orientación de la gestión y el desempeño en correspondencia con la actividad y el ocio.
  10. Cultivar cambio, credibilidad, confianza, creatividad, gratitud, paciencia, agilidad, retribución, aceptación, proactividad y amor.

Probablemente, a medida que siga desarrollando el Balance 2020, aparecerán nuevos aprendizajes y lecciones, de tal manera que seguimos trabajando. Y tú, ¿ya iniciaste tu Balance 2020? Coméntame, sobre los aprendizajes y lecciones que podemos sumarle a este año, nos leemos, me vas contando. En las próximas entregas estaremos hablando de estrategia, resultados y tendencias.  

Fotografía: Freepik

Alcanzar la visión en medio de cambios e incertidumbre

Alcanzar la visión en medio de cambios e incertidumbre

A inicios de este año les compartí un escrito que titulé: ‘2020: Un nuevo año…Una nueva experiencia…y múltiples oportunidades para capitalizar experiencias, aprendizajes y una vida orientada a la excelencia’, en el cual presenté diez orientaciones para afrontar este año, sin conocer aún que estábamos en los albores de la inesperada pandemia por COVID19, que nos daría un año pleno de cambios e incertidumbres que nos retaba y en la mayoría de los casos nos imposibilitaba para alcanzar metas, planes, programas y trastocó el común de las misiones y visiones individuales y colectivas; el gran reto ha estado en alcanzar y mantener la visión, todo depende de donde está el horizonte para cada uno.

El año 2020 probablemente sea recordado como el año del COVID19; pero una vez que una se sienta a analizar este año, podría señalar que ha estado signado por incertidumbre, caos, enfermedad y muerte; impulsando cambios acelerados, desarrollo de la intuición, la innovación, resignificación del ser humano, revalorización de la vida, posibilitando el cultivo de la consciencia, la creatividad, la paciencia, la tolerancia y la resistencia.

Dificulto que alguien pueda decir que no ha sentido la fuerza incontenible e indómita del año 2020; no obstante, he de suponer que quienes gustan de los retos, los deportes extremos, la adrenalina, y del estrés al máximo probablemente se han logrado alinear al sentido extremo del 2020.

En virtud de lo anterior, me gustaría compartir con ustedes tres símiles y un proverbio que me han permitido hallar el centro en este controversial 2020, y que deseo compartirles junto a algunas apreciaciones.

En primer lugar, el 2020 es similar a una montaña rusa; ha sido un año transitado entre altos y bajos; que nos han permitido fluctuar en diferentes momentos, y cuando ya creemos que todo está controlado entonces corresponde un nuevo altibajo;

En segunda instancia, he escuchado a algunas personas comparar el 2020, con el tránsito por un largo y oscuro túnel, cuya entrada identificamos en tiempo y espacio, pero que luego de meses rodando aún no se vislumbra la luz de salida en el camino, donde algunos van a ciegas, otros más con las luces de la intuición y la razón tomando decisiones para avanzar o para orillarse a esperar; y

En tercer lugar, puedo señalar como a menudo he comparado al 2020 con el surf, un deporte del cual poco o nada conozco, y que llamó mi atención en oportunidad de leer un libro de Nick Vujicic, un hombre que ha trascendido los limites; en tal sentido, en el surf una persona se enfrenta al mar, a las olas, a sus miedos y se eleva con su tabla de surf por encima de estos.

Lo anterior me permite las siguientes reflexiones:

  • Cada año es nominado en atención a las características o momentos que priman en él.
  • Todo es cuestión de perspectiva, algunas personas señalan que ha sido un buen año y otros señalan que ha sido un mal año, otros no lo ven ni bueno, ni malo, solo lo ven como un año.
  • El año 2020, trajo consigo una energía muy densa, quienes no lograron canalizarla han transitado por el distrés propio que el cúmulo de energía concentrada genera; quienes lograron canalizarla han experimentado el eustrés. 
  • Las montañas rusas no tienen términos medios; solo hay gente que las ama y que está dispuesta a someterse para afrontar su influjo de altibajos y su velocidad; y gente a quienes les aterra, y que de ninguna manera quieren estar siquiera cerca de ellas y las evaden.
  • La vida siempre ha sido fluctuante como las montañas rusas.
  • Lo más importante al ingresar a un túnel es tener buena visión, buena intuición, ser asertivo en el actuar y poseer cualidades, herramientas, instrumentos que apalanquen el comportamiento asertivo.
  • En cuanto, al surf siempre he pensado que es un deporte extremo que requiere de valor, coraje, decisión y fuerza.
  • El surf permite afrontar una realidad voluble, compleja, difícil, para hacernos capaces de confrontar nuestros miedos para elevarse por sobre sobre las circunstancias; y mantener el equilibrio.
  • Finalmente, hay varias opciones con el surf: mantener el equilibrio hasta llegar a la orilla, o dejarse vencer por las circunstancias lo que implica ser arrastrado por la corriente, con consecuencias imprevistas a las cuales se puede o no sobrevivir, en atención a sus competencias para mantener el equilibrio.

Todo lo anterior da paso para el proverbio que ha signado mi tránsito por el 2020, ‘algunos lloran y otros venden pañuelos’; es así como el año 2020 ha sido sin duda un año de grandes lecciones, aprendizajes, un año de decisiones responsable, un año de causa y efecto y un año para crear, fortalecer y desarrollar competencias, hábitos y actitudes; un año para tomar las riendas y control de nuestra vida, para ser conscientes, para fortalecer la responsabilidad, para cultivar la fe, para cultivar y afianzar nuestros sentimientos por los demás, para el autoconocimiento y para concienciar de nuestro rol en la dinámica de alteridad en el contexto organizacional y social, un año para hacernos cargo de nuestras falencias y para el autocuidado y el cuidado de los otros; finalmente el año 2020 si ha sido el año de la Visión 2020, el año de poner la mirada en la mejor versión de cada uno de nosotros, que probablemente aún no somos, pero que podemos alcanzar con voluntad y decisión.  

Sin duda 2020 ha sido un año pleno en aprendizajes, lecciones y retos de los cuales aún tenemos mucho por aprender y resignificar y trascender.

Fotografía: Freepik

Siete años sumando voces e impulsando la Comunicación Interna

Siete años sumando voces e impulsando la Comunicación Interna

La comunicación interna es una función estratégica de la organización que posibilita la integración armónica de las personas y los procesos con el propósito de la organización para generar sinergias internas que posibilitan la productividad, la calidad y la competitividad desde el interior con compromiso y sentido de pertenencia; al tiempo que posibilitan los vínculos y la fidelización de sus marcas con sus públicos y grupos de interés para generar valor y apalancar la imagen y la reputación organizacional en correspondencia con el propósito organizacional.

Así desde hace 7 años #DialogusCI emerge como una comunidad de práctica y aprendizaje para impulsar la gestión de la comunicación interna en las organizaciones, fomentando desde entonces un espíritu colaborativo, de unidad que pretende sumar esfuerzos y voluntades en virtud de lo cual propone se reconozca el 30 de septiembre como el Día Internacional de la Comunicación Interna.

#DialogusCI comunidad que viene articulando comunicadores de Iberoamérica y el mundo desde el 30 de septiembre de 2013 mediante la red social twitter.

No obstante, lo más importante es sensibilizar a las organizaciones la importancia de una proactiva y efectiva gestión estratégica de la comunicación interna en todo momento y muy especialmente en tiempos de cambios e incertidumbre.

Nos sentimos entusiastas de iniciar este mes de septiembre con un horizonte promisorio para potenciar la gestión de la comunicación interna en las organizaciones, centrados en el ser humano, aportando soluciones y buscando nuevas y mejores formas para dinamizar la organización con buenas prácticas.

La comunicación interna para algunos puede lucir como una nueva tendencia o modelo de comunicación;  no obstante, se concibe como una actividad de larga data respecto a su origen que puede ser visionada desde muy diversos paradigmas teóricos, prácticos y de aplicación o desempeño en individuos y organizaciones.

Septiembre 2020, es escenario para nuestra comunidad de tres grandes momentos: Nuestro séptimo aniversario, el Día Internacional de la Comunicación Interna y el 5to congreso Iberoamericano de Comunicación Interna ‘Una Nueva Visión para liderar la estrategia, Inspirar el cambio y Actuar con flexibilidad y resiliencia’, el cual tendrá lugar los días 30 de septiembre, 01, 02 y 03 de octubre, reuniendo a más de 70 profesionales del espectro comunicacional para juntos reflexionar sobre los retos y desafíos de la Comunicación Interna ante los nuevos horizontes, 4 días, 7 paneles, 8 conferencias, 9 Casos, 12 webinars y la entrega del Premio a la Excelencia en Comunicación Interna DialogusCI.

Te dejamos el Link del pre-registro https://forms.gle/BYopvw4pXCwxmqbu5 y te invitamos a estar atento a la información del evento en nuestra página web: http://dialogusci.com/

¡Estaremos complacidos de compartir junto a ustedes!

Bienvenido Septiembre!

Bienvenido el CONCIN 2020, la fiesta de la Comunicación Interna.

Yanyn Rincón Quintero – Coordinadora General DialogusCI (2019-2020)