2020: Un nuevo año… Una nueva Década… y múltiples oportunidades para capitalizar experiencias, aprendizajes y una vida orientada a la excelencia.

Destacado2020: Un nuevo año… Una nueva Década… y múltiples oportunidades para capitalizar experiencias, aprendizajes y una vida orientada a la excelencia.

Comparto con ustedes estas letras para desearles un muy Feliz Año 2020, con el cual se inicia un nuevo año, una nueva década y sin duda tenemos la oportunidad de establecer nuevas orientaciones y nuevos comienzos para una vida orientada a la excelencia.

Esta semana, en particular muchos de nosotros estamos retornando a nuestras actividades profesionales, ocupacionales y laborales, tras una pausa vacacional; lo que hace propicio que establezcamos algunos elementos que posibiliten en la transición hacia este nuevo tiempo y realidad, capitalizando algunos aprendizajes y estableciendo de manera consciente algunos elementos a considerar, para avanzar de la mejor manera a lo que está llegando; y al futuro que vamos a cocrear de manera consciente para disfrutar al máximo de lo que somos y tenemos.

En tal sentido, establezcamos un punto de inicio, que nos permita reconocer los aprendizajes capitalizados en nuestro pasado reciente, el cual estuvo signado la diversidad y el cambio, que se pueden reconocer por:

  • Cambios, disrupciones, desigualdades y conflictos en los ámbitos sociales, políticos, económicos.
  • Eventos naturales y culturales que han alterado nuestros espacios y tiempos, impactando ecosistemas, dinámicas sociales, hábitat, biodiversidad, recursos, entre otros.
  • Competitividad de la realidad y la Virtualidad a partir de las Tecnologías de la Comunicación y la Información que han propiciado grandes avances y al tiempo algunas problemáticas que requieren atención y control.

Así pues, estamos llamados a desarrollar competencias como: adaptabilidad, resistencia, persistencia, resiliencia, sostenibilidad, disponibilidad, creatividad, administración del tiempo y los recursos, ubicuidad, enfoque, inspiración, sentido y propósito; que posibiliten surfear el mar de las posibilidades para estar disponibles y al servicio con orientación de excelencia.

En tal sentido, me permito compartir con ustedes las siguientes recomendaciones:

  1. Definir la Visión: Es fundamental saber hacia dónde transitamos, de tal manera es vital tener claridad de hacia dónde vamos. Definir la visión es algo que cada día se vislumbra con mayor naturalidad en las organizaciones; no obstante, aún los individuos nos resistimos un poco a establecer nuestra visión, para lo cual debemos atender y descubrir nuestra vocación y propósito de vida. Para ello es útil hacer una lista de ¿por qué y para qué?, y saber dónde queremos estar o hacia donde queremos avanzar durante este año o esta década.
  2. Desarrollar Nuestro Ser integral: Es muy importante cultivar humanidad en medio de tanta inhumanidad del ser; y resulta ideal reconocer la integralidad del ser para corresponder a las necesidades particulares e individuales de cada uno, atendiendo cuerpo físico, cuerpo mental, cuerpo emocional, cuerpo energético, cuerpo espiritual, cuerpo místico y cultivar el alma. También resulta muy favorable identificar nuestros roles en correspondencia con las dinámicas relacionales a partir de las dimensiones personales, familiares, académicas, laborales, comunitarias. Para esto es significativo, establecer objetivos y metas en respuesta con las necesidades de desarrollo, crecimiento y expansión.
  3. Pensar en Positivo: Este es un aspecto que además de necesario establecer una sucesión de cambios desde el interior al exterior, pensar en positivo, focalizar lo positivo, hablar en positivo y de forma positiva aun de eventos y realidades que no lo sean tanto. No se trata de vivir en una burbuja y de manera aislada de la realidad, solo reconocer que en el marco de la realidad en que vivimos somos cocreadores, aquello en que nos enfocamos sin duda se reproduce y genera atracción por los aspectos similares. Estar alerta a nuestros pensamientos y palabras negativas y ejercitarnos para cambiar estos, por aspectos positivos en preciso. Resulta favorable ejercitar el pensamiento creativo.
  4. Generar compromiso con el cosmos: Tener claridad de nuestro lugar en el mundo nos debe articular de manera responsable y permanente con la vida, en tal sentido, somos corresponsable no solo de tener y desarrollar calidad de vida para nosotros y para el resto de la humanidad; sino de velar por la vida animal y vegetal y por el sentido vital del cosmos. Reconocer que somos un elemento de sostenibilidad y vida, cuidar y proteger la vida humana, la diversidad; asimismo la biodiversidad de fauna y flora, el medioambiente, y los recursos naturales renovables y no renovables del planeta y el cosmos es parte de la tarea.
  5. Definir nuestros Aliados: Es norma que seamos parte de diferentes grupos, equipos y redes; ser parte de la dinámica de los públicos organizacionales es natural y usual para cada uno de nosotros; pero una vez que tenemos claridad de propósito y visión de futuro, debemos definir ‘con quien sí’ y ‘con quien no’ compartiremos nuestro tránsito a nuestra próxima estación o escala a la posición ideal que hemos definido. Los aliados son aquellas personas u organizaciones que comparten junto a nosotros intereses, objetivos y metas, el camino y que brindan su experiencia, compañía y orientación para hacerlo más fácil y placentero; finalmente alcanzar el propósito es más fácil, si disfrutas de gozo y bienestar, y sin duda de buena compañía.
  6. Establecer una Estrategia: Durante mucho tiempo escuché la frase: ‘Como vaya viniendo, vamos viendo’; ciertamente tenemos que actuar considerando la realidad que nos circunda, pero es muy importante, hacer que las cosas ocurran y para ello se requiere una estrategia, es decir una estructura de pensamiento-acción que oriente nuestro desplazamiento para llegar a las metas que nos proponemos. Se recomienda ante cada meta señalar cuáles serán las acciones que posibilitan alcanzarlas, se habla de diseñar un plan de acción, e incluso de que hacer si ese plan de acción no funciona, y contemplar los posibles escenarios para fluir hacia el propósito.
  7. Comunicar con propósito: Comunicar es esencial, vital, fundamental; pero cuando comunicamos sin propósito podemos quedar en habladuría, en un mensaje que se queda en el limbo y que no conduce a la acción. La comunicación debe garantizar la efectividad, y por ende la retroalimentación, la retroacción, el mensaje efectivo, ninguna comunicación debe quedar sin fruto; por ende, debe impulsar a la acción y a la consecución del propósito. Establezca con claridad quien es su interlocutor y garantice que su mensaje llegue a este y cumpla el objetivo de comunicación para el cual fue creado.
  8. Mantener la conexión: Estar presentes y mantener la conexión es importante tanto en la realidad real, como en la realidad virtual, e incluso en el imaginario; es por ello que mantenerse actualizado, alerta, vigente y conectado con la realidad circundante en apego a los valores y visualizando creativamente nuestra realidad ideal teniendo el foco en el propósito. Es valioso también reconocer que estamos entre la energía celeste y la energía telúrica, por cuanto mantener el equilibrio de ambos flujos de energía es muy recomendable, evitando así ‘andar en el aire’ o ‘andar en la tierra’. Es de gran ayuda desarrollar hábitos saludables y administrar adecuadamente nuestra energía, regulando la actividad física, las pausas activas y el descanso.
  9. Cultivar la paz: La búsqueda de la paz siempre ha sido una meta para la gente de buena voluntad, cultivar la paz interior y exterior es ahora tan necesario que incluso es un aspecto reconocido en los Objetivos de Desarrollo Sostenible que impulsa Naciones Unidas. Es necesario que reflexionemos acerca del concepto de ‘paz’, y el concepto de ‘No Paz’, pese a que muchas personas hablan de paz y guerra como antónimos, particularmente me agrada asumir los conceptos de ‘Paz y No Paz. Para cultivar la paz le invito a hacer una lista de las cosas que le dan paz y las cosas que le roban la paz tanto desde el interior, como desde el exterior, desde el punto de vista de la paz interior seguramente encontrará las razones de sus anomalías, desiertos y batallas internas, y desde el punto de vista exterior, podrá reconocer la presencia o no de violencia, desviaciones, y alteraciones del ego en el marco su relacionamiento con otros y respecto al entorno que lo circunda.
  10. Finalmente, conectar con la prosperidad: La prosperidad es un concepto amplio que suele emplearse de manera ilimitada para aludir exclusivamente al dinero, a los aspectos económicos y a la riqueza; sin embargo, la prosperidad tal y como lo aprecio es un concepto que conecta con la abundancia, con la felicidad, con el bienestar, con el equilibrio interior, con la salud perfecta, y por supuesto también con la riqueza; la clave de la prosperidad está en la confianza y la credibilidad; así pues tratemos de conectar con la abundancia de dones y recursos requeridos para alcanzar nuestro propósito. Parece importante en este punto destacar que la abundancia es fluir, no acumular; por ende, cuando acumulamos estamos perdiendo prosperidad, de hecho, le estamos dando un mensaje al mundo de que tenemos miedo a quedarnos sin algo que nos resulta esencial. Para ser prospero debemos aprender a soltar y fluir, soltar cargas y fluir en medio de nuestro propósito con fe, esperanza y humanidad.

Como es perceptible, comienza un nuevo tiempo para establecer nuestras propias reglar para avanzar, desarrollarnos de manera perfectible y orientarnos a la excelencia por nuestro bien y por el bien de la humanidad. Que podamos construir nuestra #VisiónPerfecta y que la fuerza del amor y la buena voluntad nos acompañe. #GratitudIlimitada desde ya por el futuro que juntos estamos construyendo para capitalizar aprendizajes y experiencias para hacer de este #UnMundoIdeal

Yanyn Rincón Quintero

Todo lo que necesito es Tiempo

DestacadoTodo lo que necesito es Tiempo

Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.

Eclesiastés. 3:1. RVR1960

 

La reflexión de hoy gira en torno al tiempo, en virtud de observar en mi realidad y entorno, como hoy día nos genera grandes presiones bien por no saber cómo usarlo y gestionarlo o bien porque trazamos objetivos y metas que comprimen nuestras actividades y acciones en una dinámica, que se torna tirante, dominante y estresante.

El propósito del presente es darle una mirada al significado que tiene el tiempo en nuestras vidas, observar hasta qué punto él nos gobierna a nosotros o nosotros le gestionamos a él.

Si miramos a nuestro alrededor, coincidirán conmigo al observar a menudo, como la gente se queja en torno al tiempo; algunos se quejan de que no les alcanza y otros señalan que les sobró tiempo, pero estos últimos no son más; entonces me pregunto ¿Cuál es la clave para que a algunos les alcance y a otros no?; lo que sí está claro, es que a diario a todos se nos otorga el mismo tiempo y lo que cada uno haga con él, será su responsabilidad.

Entre las frases más comunes asociadas al tiempo, que escucho en la cotidianidad están: ‘no tengo tiempo’, ‘me falta tiempo’, ‘se me agota el tiempo’, ‘no me alcanza el tiempo’, ‘necesito más tiempo’, ‘listo, justo a tiempo’, y una que me ha llamado mucho la atención y confieso que la empleo a menudo para poder restablecer mi visión del tiempo: ‘el tiempo de Dios es perfecto, y obviamente vivo en el tiempo de Dios’; como puede observarse son más abundantes las expresiones cotidianas en tono negativo, indicativas preocupación porque este no va a ser suficiente.

El tiempo es un capital fundamental para todo individuo y organización, constituye el horario, el calendario, la agenda que se nos otorga de manera equitativa para ser, estar, vivir y convivir; de tal manera, que cada día tiene un trazo de 24 horas, 1440 minutos y 86.400 segundos que conforman lo que debería ser nuestra mayor, más preciada y al tiempo más efímera posesión.

El tiempo puede ser valorado como inversión o costo de capital; y puede ser estimado o no en su uso, valor y aplicación.

Lasso Tiscareño, R. (2009), aborda la comprensión del tiempo de la siguiente manera:

Permanecemos así, escondidos entre dos tipos de experiencias temporales. Entre un tiempo que pasa, corre, vuela, se nos escapa, nos devora… Pero hay un tiempo más, el ‘tiempo subjetivo’ que puede ser almacenado, alargado, y hasta inmovilizado por los hombres. Tiempo habitado por la aventura o por el aburrimiento; por la memoria, la añoranza, la nostalgia, la esperanza o por cualquiera otra de esas facultades que hacen del hombre un ser tempóreo por excelencia. (p.226)

En tanto Alonso (2015), refiere al tiempo desde la perspectiva de los griegos:

Los griegos se referían al tiempo desde una doble perspectiva que desembocó en una doble acepción: el chrónos y el aión. Chrónos es el tiempo objetivado, mensurable y homogéneo. Aión alude al tiempo cualitativo e inconmensurable de la duración. Ahora bien, estas dos líneas no transcurren paralelas en el pensamiento griego (así sucede en el pensamiento filosófico del siglo XX) sino que se complementan. La una necesita de la otra y al tiempo que la complementariedad que compartían se fue diluyendo, algunos significados se fueron perdiendo. (p.87)

No obstante, Alonso (2015) señala una tercera perspectiva la cual según el expresa posibilita la confluencia del aión y cronos: el kairos. En tal sentido, el mismo autor indica que:

El Kairos, sirve a la moral, a la política, también al arte…No avisa de su llegada. No es previsible, no es mensurable. Solo aquí es posible la sublimación y solo aquí es posible el éxtasis. En el kairos se encuentra la catarsis tras la suspensión del tiempo. Es en el kairos que las dos eternidades, la propiamente eternidad y el tiempo cronológico, confluyen. Es en el pliegue donde el tiempo aiónico y el tiempo cronológico chocan e interacción, justamente en nuestra alma. El kairos es un instante, pero también es un lugar. No es el espacio duración aiónico, pero tampoco es el tiempo del reloj. Es otra cosa, es el «lugar-tiempo donde se nos arrebata de cronos y se nos sitúa en Aión». (p.95)

 

Lo anterior permite establecer que el tiempo tiene tres apreciaciones o percepciones conceptuales:

  1. Una primera concepción del tiempo está asociada a la dimensión del cronos asociados a los períodos cronológicos, secuenciados que han posibilitado al ser humano la construcción de calendarios en torno a medidas de tiempo como días, meses, años, décadas, siglos. Es el tiempo que rige el reloj.
  2. Una segunda concepción del tiempo, está asociada a la dimensión del ‘Aión’, a la plenitud del tiempo, se percibe de manera cíclica, y no muere por lo que se establece como la mirada de la evolución, de la eternidad, de la perfección; esta dimensión asociada en gran medida al deseo, al placer a lo que brinda satisfacción, posibilitando la mirada continua mediante acciones, reflexiones, al continuo, a oleadas, eras, movimientos, etapas, ciclos, los cuales se construyen, reconstruyen y resignifican en la medida que alguien requiere disfrutar, observar, repasar, y atesorar representaciones vívidas e inmortales. Es el tiempo donde el reloj desaparece.
  3. Una tercera concepción del tiempo, se establece en torno al ‘Kairos’, conformando el momento adecuado, la posibilidad, la oportunidad y también el riesgo. El tiempo con orientaciones para lograr, alcanzar, trascender, para orientar la plenitud de consciencia del momento con todas sus orientaciones y medidas. Es el tiempo como unidad decisiva.

Así pues, hacer un buen uso del tiempo en atención a sus tres perspectivas conceptuales, amerita:

A. Planificar y gestionar adecuadamente desde cronos; lo que implica hacer uso efectivo y eficiente del tiempo, mediante la organización de nuestras agendas empleando los criterios de importancia y urgencia, para priorizar nuestras actividades y acciones; en correspondencia con los objetivos y metas personales, laborales, organizacionales;

B. Disfrutar el Aión, y por ende sensibilizar la necesidad de brindar espacio para el bienestar, la felicidad, la plenitud y el disfrute de lo sublime; y

C.  Estar alerta, disponible y presente para visionar los aciertos y riesgos del Kairos, el tiempo oportuno y perfecto de la decisión y la acción.

La idea no es hacernos presa del tiempo, la idea es poder usar de manera adecuada el tiempo y fluir con las dimensiones conceptuales del tiempo, poniéndolo a nuestro servicio, evitando el influjo de presiones y estrés que detona cuanto es el tiempo quien nos maneja a nosotros.

Estas son algunas recomendaciones para gestionar adecuadamente el tiempo:

  • Planifica tu tiempo, tener un plan es determinante, más aún cuando existen tantas plataformas articuladas a nuestros móviles y a nuestros dispositivos personales los cuales pueden ser articulados y están disponibles para visibilizar, calendarios, agendas y tareas programadas.
  • Importante que no satures tu agenda, y que establezcas metas y objetivos alcanzables.
  • Establece un mapa de personas con las cuales tienes la obligación, responsabilidad y deseo de compartir tu tiempo, y de ser posible compartan intercambien agendas.
  • Haz una lista de prioridades en función de los criterios urgentes e importante.
  • Establece un tiempo determinado para responder comunicaciones, atender clientes, diseñar proyectos de tal manera, que tus acciones se vean diversificadas.
  • Establece pequeños descansos, las pausas activas ayudan a concentrar energía en las actividades laborales. Los descansos, las comidas y otras actividades que proveen calidad y bienestar a tu vida, también deben entrar en tu lista de prioridades.
  • Deja espacio en tu agenda para los imprevistos y las oportunidades, y establece en tu agenda el componente de transición flexible que posibilite realizar ajustes a tu planificación, finalmente la planificación es una guía, no una camisa de fuerza.
  • Establece alertas y recordatorios en tu agenda, que permitan la acción flexible.
  • Haz tu propia lista de fechas especiales, onomásticos, conmemoraciones y de ser necesario realiza la reserva de la fecha.
  • Se flexible y recuerda que hay un tiempo para todo

 

¿Qué otra recomendación añadirías?

¿Qué frases positivas en torno al tiempo podemos compartir?

 

Referencias

Alonso Enguita, A. (2015) Kairós como origen de la disciplina histórica. Revista de Filosofía EIkasia.61(5) pp.87-100. Recuperado de http://www.revistadefilosofia.org/61-05.pdf

Lasso Tiscareño, R. (2009) Reseña de “Entre cronos y kairós. Las formas del tiempo sociohistórico” de Guadalupe Valencia García. Nóesis. Revista de Ciencias Sociales y Humanidades, 18 (36) pp. 225-234 Instituto de Ciencias Sociales y Administración Ciudad Juárez, México. Recuperado de http://www.redalyc.org/pdf/859/85919840010.pdf

 

Mi Vida en las Relaciones Públicas [My Life in Public Relations]

DestacadoMi Vida en las Relaciones Públicas [My Life in Public Relations]

Hoy comencé mi día, como todos los días agradeciendo a Dios por sus misericordias nuevas cada mañana, no podía ser distinto, sin embargo, como bien saben se conmemora el ‘Día Interamericano de las Relaciones Publicas’, una fecha muy especial para reconocer a los hombres y mujeres que se han formado y han dedicado sus vidas para el desarrollo de relaciones armónicas entre los públicos y grupos de interés en organizaciones y también en sus vidas particulares; entonces ha venido a mi como una gran inquietud el preguntarme ¿Cuándo y cómo comenzó mi vida en las relaciones públicas?; claro que resulta una larga reflexión con la cual no pienso aburrirles, solo quiero destacar en esta fecha tan especial como llegué al punto del camino en el que hoy me encuentro, y aprovechar para agradecer a cada Relacionista Público de mi patria Venezuela, de Iberoamérica y del mundo entero por sus valiosos aportes, aprendizajes y enseñanzas para seguir siendo hoy una eterna e inacabada aprendiz de Relaciones Públicas.

Podría preguntarme como ya lo hice una vez en el ‘Liderente de Relaciones Públicas’, si este ¿nace o se hace?, y ¿Cuáles son las competencias que se requieren para llegar ser un Relacionista Público?; allí creo podría señalar que mis inicios se concretan a partir de la cualidades relacionales y sociales que desarrollé desde mis primeros años, si bien cualquiera con disciplina puede estudiar y desarrollar competencias para ser un relacionista, no es menos cierto que algunas personas sin duda, cuentan entre sus talentos su capacidad oratoria, su capacidad redaccional, su empatía y la facilidad con la cual pueden entablar conversaciones fluidas e iniciar un relacionamiento social con otros, de donde ciertamente se podría señalar la existencia de muchos relacionistas naturales que tan solo han sacado el mayor provecho de sus talentos.

Producto de estos talentos iniciales y gracias a las nuevas tecnologías aun mantengo relacionamiento con compañeros de estudios de primaria y bachillerato, donde mis talentos me llevaron a ser reina de carnaval, y a liderar proyectos como un periódico estudiantil e impulsé la gestión de proyectos de investigación para los estudiantes de humanidades de la institución donde estudiaba, donde recuerdo organizamos un congreso bolivariano, inspirado en la admiración y respeto genuino que en otrora inspiraba nuestro Libertador Simón Bolívar en mi patria nativa Venezuela, pero no me desvairé.

Tras estudiar bachillerato, tocaba seleccionar una carrera, y todos ustedes pensarán, allí lo inicio todo!. Pues no. Sorpresa. La verdad yo quería estudiar psicología, quizás en mi interés por conocer un poco más la naturaleza humana, esta no podía aspirarla pues solo la dictaban en Caracas, poco después inicio en una universidad privada en mi ciudad natal Maracaibo, pero no podía someter a mis padres a la presión del pago de una universidad privada, hasta ahora había estudiado toda mi vida en instituciones públicas y así seguiría. Otra carrera que amaba y me deslumbraba era el Derecho, y entonces apliqué para estudiar Derecho en mi Alma Mater la universidad del Zulia, recuerdo que tenía tres opciones para aplicar a carrera así que: Opción 1. Derecho; Opción 2. Derecho y Opción 3. Comunicación Social; esta ultima un tanto influenciada por mi querido hermano Juan Carlos Higuera Moros (Q.E.P.D), responsable de que yo me vinculara de manera indirecta con la radio, y que, a través de las múltiples actividades del mundo artístico y cultural en la ciudad de Maracaibo, que me llevaron incluso a componer gaitas.

Sorpresa!!! Aunque posiblemente para el momento yo no la tenía clara, papito Dios, si estaba totalmente convencido de que lo mío era la comunicación y relacionarme con la gente, de tal manera que salí en el listado para estudiar Comunicación Social en la mención Publicidad y Relaciones Públicas de la Muy Ilustre Universidad del Zulia,  para ese entonces la Escuela de Comunicación Social estaba liderada por Carlos Fernández

Así comencé mi vida de manera formal en las Relaciones Públicas, teniendo en Laboratorio Vivencial a Martha Colomina Rivera como profesora y a María Rincón como preparadora. Sin embargo, no puedo negar la influencia que tuvieron en mis inicios profesionales y aún hoy día Antonio Márquez Morales (Q.E.P.D), Margarita Sánchez y Eleonora Parra, destacados profesionales y teóricos de las Relaciones Públicas en Maracaibo, Venezuela.

No obstante, durante mi formación profesional me enamoré platónicamente de Ivy Lee y Edward Bernays, padres de la disciplina; asimismo el Manual de teorías y Técnicas magistrales de las relaciones públicas del profesor Juan Merchán López, me hizo apreciar un poco más sobre esta hermosa disciplina, y al intentar seguirle los pasos a Bernays y Merchán López, fui develando no solo nuevos teóricos sino que fui encontrando más gente enamorada de las acciones relacionistas y de la búsqueda de articular, armonizar e integrar a los públicos organizacionales a partir de acciones estratégicas.

Ya culminando mi formación profesional me conseguí con dos experiencias muy gratificantes, mi primer empleo como Relacionista Pública del Círculo Militar de Maracaibo surge hacia 1992, aun siendo estudiante, el cual tuve un excelente aprendizaje, pero que duró muy poco tiempo ya que debía abandonar para poder hacer las pasantías profesionales teniendo como tutora empresarial a María Soledad Rodríguez Ball de Guisandes López, con quien tuve excelentes experiencias de formación en Relaciones Públicas en el contexto de la gestión pública; lo que me hizo merecer mi segunda oportunidad laboral esta vez como Asistente de Relaciones Públicas en la Alcaldía de Maracaibo, para el primer Alcalde de la ciudad Doctor Fernando Chumaceiro.

Tras este periplo inicial, el 26 de abril de 1993, en Acto Solemne recibo mi título de Licenciada en Comunicación Social de la mano del Rector Angel Lombardí, de lo cual ya han transcurrido 25 años formales de ‘Mi Vida en las Relaciones Públicas’.

Como ven Mi vida en las Relaciones Públicas, probablemente forma parte de un plan superior de mi creador para relacionarme con mucha gente valiosa y con muchos aprendizajes necesarios para transformar de una manera extraordinaria la vida de una mujer ordinaria.

Reitero mi gratitud y aprecio por cada persona que he contactado a lo largo de mis 51 años de vida, y de estos primeros 25 años de vida profesional por servir de inspiración para ser una mejor persona y una mejor profesional y como lo señalaba al inicio para reiterar mi gratitud a cada Relacionista Público de mi patria Venezuela, de Iberoamérica y del mundo entero por sus valiosos aportes, aprendizajes y enseñanzas para seguir siendo hoy una eterna e inacabada aprendiz de Relaciones Públicas

P.D. Con este ejercicio de reflexión se han activado en mi memoria muchos recuerdos, así que seguramente tocará escribir de manera formal ‘Mi vida en las Relaciones Públicas’.

I love RRPP

Referencias

Merchán López; J. (2008) Manual de teoría y técnicas magistrales de las relaciones públicas.  Fundación Amigos del Instituto Universitario de Relaciones Públicas. 3era. Edición. Caracas, Venezuela.

Rincón Quintero, Y. (2004). El Liderente en Relaciones Públicas. Ponencia presentada en el marco de las III Jornadas de Investigación y Postgrado de la Universidad Rafael Belloso Chacín. Maracaibo. Venezuela. Recuperada de https://www.researchgate.net/publication/282652242_EL_LIDERENTE_DE_RELACIONES_PUBLICAS

 

 

DestacadoRépondez S’il Vous Plait

Répondez S’il Vous Plait

La dinámica comunicacional en el seno de las organizaciones es algo complejo de manejar, en tal sentido, puede llegar a convertirse en un aspecto clave y en otros casos puede llegar a ser un problema que impacta la dinámica organizacional a todos los niveles constituyendo en sí misma una barrera personal y organizacional.

Ciertamente, el flujo comunicacional se hace cada vez más denso considerando que se deben atender múltiples mecanismos comunicacionales, que demandan atención, tiempo y enfoque, tales como:   reuniones recurrentes, responder comunicaciones oficiales, diligenciar formatos institucionales, responder correos institucionales y personales, atender llamadas telefónicas, manejar redes sociales, revisar mensajes en redes de mensajería directa, y adicionalmente hacer espacio la atención al público.

El flujo de comunicación interna permea las acciones y procesos productivos, dado que la comunicación formal y los medios formales de comunicación ameritan como es natural el feedback o respuesta en garantía de que el proceso de comunicación es real, que se dio la recepción del mensaje y que confirmamos esta recepción, o respondimos a las interrogantes o información que requiere nuestro interlocutor.

Sin embargo, no existe la cultura de respuesta, la cultura de comunicación asertiva o efectiva; la cultura de decir ‘he recibido el documento’, la cultura de agradecer la información recibida, la cultura del ‘Répondez S’il Vous Plait’(R.S.V.P), expresión francesa usada en el ámbito protocolar que traducida al español significa: ‘Responda por favor’.

Cuando adolecemos de capacidad para responder comunicaciones, se emiten señales de ineficiencia, siendo a menudo un obstáculo para poder conocer oportunamente una información, atender una solicitud, participar de manera efectiva en la resolución de un conflicto, participar oportunamente de la toma de decisiones y actuar de manera amable y cortés en respuesta a buenas prácticas.

Cada vez que usted no responde un correo puede estar obviando una toma de decisión oportuna, cada vez que usted ignora una llamada puede estar postergando la solución de un conflicto, cada vez que usted no responde la correspondencia institucional, deja de llenar los formatos y en general genera vacío de feedback o ausencia de retroalimentación que en algunos caso podría llegar a activar un ‘Silencio Administrativo’, pudiéndose establecer actos presuntos derivados, lo que indica que se ha respondido afirmativa o positivamente su petición, o que usted puede acudir a la instancia siguiente para garantizar una respuesta efectiva.

A continuación, presentamos algunas recomendaciones para manejar las comunicaciones de manera efectiva:

  • Clasifique sus comunicaciones en atención a los criterios de urgencia e importancia.
  • Identifique en el proceso productivo que personas pueden atascarse en sus labores, al no recibir respuesta efectiva de su parte.
  • Establezca tres momentos en el día para responder sus comunicaciones de manera eficiente.
  • Verifique si algunas comunicaciones pueden ser respondidas con apoyo en los soportes que disponen las nuevas tecnologías.
  • Confirme y agradezca los documentos que le envían y señale que los leerá y enviará su opinión al respecto, y establezca entre 24 a 72 horas para brindar respuesta, si requiere más tiempo informe a su interlocutor.
  • Responda con notas de voz, lo que puede hacer de manera más rápida mientras se desplaza de un lugar a otro con soportes de manos libres.
  • Diferencie las comunicaciones que puede responder otra persona por usted, de las que debe responder usted efectivamente.

La habilidad de responder es sinónimo de responsabilidad, y activa una serie de indicadores de calidad, eficacia, eficiencia y efectividad; constituye en sí misma una buena práctica laboral y conforma el respeto a las normas de convivencia, buenas costumbres y protocolo en términos generales; de tal manera que no responder puede ser interpretado como un acto de irresponsabilidad y descortesía.

Por favor cuando reciba una comunicación, ‘Répondez S’il Vous Plait’

Tiempo de Educar para Venezuela con base en principios y valores éticos universales

DestacadoTiempo de Educar para Venezuela con base en principios y valores éticos universales

Hoy quisiera hablar del valor de la educación; esto a propósito que el día de ayer 15 de enero, se conmemorara el Día del Educador en Venezuela; para ello quisiera referirme a dos hombres que tenían mucho en común pese a ser tan diferentes; y quienes sin duda influenciaron mi vida y lo que soy.

En primer lugar, quisiera hablar del polimata Arturo Uslar Pietri (1906-2001), uno de los intelectuales más representativos de Venezuela, quien se esforzó por pensar a Venezuela desde la filosofía, las letras, la educación y la política; siendo que se apartó de esta última, en su esfuerzo por mostrar algunas directrices y patrones que sirvieran para la reflexión y la acción. Al revisar su obra es fácil observar su predilección por los temas humanos, los valores, y la implícita necesidad de nuevas visiones y formas para Venezuela; su identidad patria se refleja en el amor por la historia y por la tierra y su respeto a la obra de Bolívar y los héroes de la independencia venezolana.

El otro hombre del cual deseo hablar es mi padre, Heberto Rincón Herrera (1929-2013), un hombre sencillo, cuyo valor radica en aquilatar los principios de hogar, trabajar desde su infancia hasta su senectud, en diversas labores técnicas, no siendo estudioso, ni erudito, acumuló sabiduría en años de experiencia en los trabajos que desempeñó a lo largo de su vida. Se jubiló como aforador de tanques petroleros. Posteriormente compartió su saber con estudiantes de ingeniería de petróleo; quienes lo abordaban en el molinete donde hacia permanencia como portero, durante sus últimos años de trabajo en una universidad local, convirtiendo este espacio en una improvisada aula de clase. Papá se admiraba de cuanto podía aportarles a esos jóvenes estudiantes desde su experiencia.

Mi padre fue un hombre carismático, buen conversador y hablaba con propiedad y sabiduría. Entre sus pasiones al conversar estaba sin duda <el mene o petróleo>, la historia de independencia, el respeto por el ser humano. Aconsejar era un gran honor, especialmente cuando era un consejo solicitado, pero enorgullece que haya sido ejemplo de principios y valores éticos universales; hombre probo, muy servicial, respetuoso, se conducía entre la moral aprendida en el hogar y la ética de hacer el bien y lo correcto, un hombre temeroso de Dios, un hombre de fe. Le encantaba escuchar a las personas y de todo sacaba moraleja. Sin duda era un hombre de palabra y su palabra tenía valor de quilates. Era muy común ser bendecido por él, de donde el Dios te bendice se convirtió en una frase permanente; adicionalmente a todo respondía <<Dios proveerá>>, en su confianza de que todo aspecto económico y financiero estaba cubierto.

En el año 1982, cuando terminaba mi bachillerato en humanidades, Papá trajo a casa un libro llamado <<Educar para Venezuela>>, de Arturo Uslar Pietri, el cual considero, aún hoy, sigue vigente, ante la necesidad de revalorizar la educación y de formar en principios y valores éticos universales a nuestros hijos y conciudadanos.

Hoy en medio de la crisis política, social y económica que vive Venezuela; preocupa el fomento de lo que Pietri denominó la <<docta ignorancia>>, individuos que aun habiendo obtenido algún nivel de escolaridad siguen siendo ignorantes. En tal sentido, se hace oportuno Educar en Valores; o mejor aún reivindicar los principios y valores éticos universales, esos a los que Pietri refirió como Valores Humanos, recuperar la idea de sembrar el petróleo, visionar nuevas formas para el desarrollo y potenciación de los atractivos y recursos en Venezuela, revalorizar la política y la democracia; rechazando la politiquería y cualquier aspecto que nos aparte del bien común; afianzar el valor socioeconómico de nuestra tierra y el valor de su gente.

Asimismo, considero es hora y tiempo de formar en principios y valores éticos universales; tales como: Dignidad e Igualdad Humana; Libertad, responsabilidad y creatividad humana; el principio de dar y recibir para las relaciones e intercambios recíprocos; principio del desarrollo moral humana para la actitud crítica, el compromiso social, la autodeterminación, los valores estéticos y la identidad cultural.

Es el momento de retornar al poder de la palabra y la palabra con poder, regresar a la educación crítica para la acción social positiva; aprender a comunicarnos de mejor manera sin amenazas, sin odios y sin violencia, enfocados en los deberes tanto como en los derechos. Usar la palabra para edificar, para modelar, como instrumento de comunicación y conocimiento en beneficio de todos y no de unos cuantos. Elevar el discurso para que la gente se vea obligada a la reflexión. Revalorizar la jerga venezolana, que hoy se ve eclipsada en medio de las migraciones. Inspirar la acción articulada con la ciencia y la consciencia.

Es momento de recuperar la fe y la confianza en nosotros mismos, dejar de lado el miedo paralizante; recuperar el país que nos pertenece por derecho de conciencia.

Con estas líneas quiero reconocer a los maestros, educadores, padres y representantes, comunicadores sociales y líderes que aún se mantienen en la línea de formar en valores y principios éticos, para elevar la conciencia y acción de sus estudiantes, sus hijos y de los conciudadanos que la patria hoy requiere.  A ellos gratitud, por ayudar a salir de los caminos extraviados, reivindicando el pensamiento de los destacados intelectuales de Venezuela   como Arturo Uslar Pietri para encontrar en su obra el Humanismo Democrático[1], y las Raíces Venezolanas [2] más allá del Pizarrón.[3]

Es tiempo de cambiar la cultura del golpe de estado, del hacer y el deshacer, del dinero fácil, de las comodidades sin trabajo ni esfuerzo; de los cargos políticos adjudicados por amiguismo o por favores, ha llegado la hora de la Venezuela valiente, trabajadora, luchadora que se esfuerza por ser mejor; que no se conforma con haber estudiado para vender con dignidad arepas en las plazas públicas de diferentes ciudades en el extranjero.

Cada venezolano desde su ubicación, función y rol actual debe convertirse en un Maestro que inspire de manera activa a la generación de relevo, empezar por casa y con el ejemplo es determinante, y aliarse con otros para reforzar nuestra conducta ética sin doble moral. Estamos en un momento histórico y Venezuela requiere formar en valores nuestra consciencia ciudadana.

 

[1] Uslar Pietri, Arturo. Hacia el humanismo democrático. Ensayo publicado, 1965.

[2] Uslar Pietri, Arturo. Raíces Venezolanas. Ensayo Publicado, 1986.

[3] Uslar Pietri, Arturo. Pizarrón. Ensayo Publicado, 1955.

Enfocados, Inspirados y con el mayor entusiasmo

DestacadoEnfocados, Inspirados y con el mayor entusiasmo

Cuando se inicia o emprende una nueva tarea, un nuevo cargo, un nuevo año o una nueva etapa en la vida de individuo u organización resulta determinante mirar hacia el horizonte y saber a dónde se quiere llegar, para definir las acciones correctas que permitan delinear las estrategias para avanzar en la dirección correcta sin perder el enfoque.

De tal manera, el inicio de un nuevo año sugiere la renovación estratégica de individuos y organizaciones para lo cual resulta esencial la mirada o abordaje desde lo estratégico.

Si bien la estrategia conforma un concepto complejo y de múltiples acepciones, hoy sugiero respetuosamente abordarlo como el propósito o enfoque, de tal manera que en ausencia de un propósito o enfoque nos acoge la deriva, donde avanzar pasa a un segundo plano en virtud de que es el propósito o enfoque el que determina el punto de avance o direccionamiento. Sin propósito o enfoque ¿hacia dónde vamos?

Así pues, la dirección estratégica establece el sentido, pausas, revisiones, espacios y ritmos de todos los individuos, procesos y organismos involucrados, generando el propio sistema de avance para alcanzar con eficacia, eficiencia y excelencia las metas y objetivos propuestos, en repuesta a las necesidades detectadas por emprendedores, gerentes y estrategas.

Estas semanas de inicios de año, conforman momentos oportunos para generar o revisar el enfoque estratégico; lo cual significa formular y/o revisar la filosofía de gestión en el ánimo de garantizar la claridad de nuestra misión, visión, objetivos y metas. Hace poco la importancia de delinear la filosofía de gestión personal y no solo la empresarial; si tú o tu empresa aun no tienen un enfoque o propósito claro para este año, y deseas orientarte a esta tarea te sugiero estos sencillos pasos para trabajar en ello:

  1. Define tu misión-visión que son dos puntos esenciales para tu propósito, dado que reflejan donde estas, y cuál es el punto máximo aspiracional que te acompaña; pregúntate ¿a dónde quieres llegar?
  2. Enlista las fortalezas de tu perfil personal u organizacional.
  3. Reconoce las oportunidades de mejora vienen envueltas en lo que llamamos falencias, necesidades y errores, y de qué manera puedes poner a trabajar eso en tu favor.
  4. Identifica las áreas que requieres fortalecer, desarrollar, mejorar para definir las acciones que ayudarán a lograrlo, y establece el tiempo en que crees que puedes hacerlo.
  5. Establece una ruta de acción para tu gran propósito que permita enfocar tu avance en la correcta dirección que has definido para ti. Es importante establecer acciones de diferentes niveles para ir evidenciando logros y avances en la dirección o rumbo trazado. Existen hoy día muchas herramientas o cuadrantes de ayuda para la formulación de acciones estratégicas.
  6. Mantente inspirado, busca modelos y/o aliados que te motiven, incentive e inspiren y conviértete a la vez en un modelo inspiracional a seguir por otros, de tal manera que al tiempo que desarrolles tu propio proceso fortalezcas y proyectes tu liderazgo de manera efectiva.
  7. Comunica asertivamente tu propósito o enfoque a tus colaboradores y aliados, cuando hablas de tu enfoque inspiras y cuando hablas de tus logros la dirección se afianza y el compromiso se renueva.

Estos sencillos pasos sin duda te ayudarán a tener un enfoque o propósito; no obstante, el factor determinante del éxito lo marcas tú colocándole <<el mayor entusiasmo>>, un estado mental positivo, el uso de un lenguaje que empodere tu propósito, la confianza en ti mismo y la fe en un mañana de esperanza y bienestar para todos.

Quienes me conocen saben que soy una optimista empedernida; con una gran capacidad de resiliencia; así que no hay opción, estamos benditamente destinados al éxito, la felicidad y al bienestar para nuestro bien y el bien de toda la humanidad.

Mis mejores deseos para cada uno de ustedes mis lectores, mis amigos, mis aliados y mis seguidores en este nuevo año 2018, que tengan un año de propósito pleno en logros y aciertos.

De ustedes siempre en amistad y servicio.

Yanyn Rincón Quintero 

#VamosPorMas

#MartesParaInspirarte

#DialogusCI

#BajoLaSombraDelAltisimo

Relaciones Públicas Socialmente Responsables

Relaciones Públicas Socialmente Responsables

 

La responsabilidad social ha sido considerada un boom desde inicios del nuevo milenio; dada la vinculación con los grupos de interés en organizaciones públicas y privadas para orientar un cambio de paradigma, en conjunción con la inclusión de actores internacionales en procura de la integración del desarrollo sustentable y de la responsabilidad social empresarial.

La responsabilidad social es un concepto que para muchos está de moda, que sin duda orienta la capacidad de responder mediante la articulación de acciones coordinadas a las necesidades de un colectivo cada vez mejor informado, más organizado y dispuesto a lograr metas y objetivos comunes.

Si bien hasta ahora la responsabilidad social empresarial se ha considerado una valiosa estrategia de relaciones públicas, ejecutada mediante acciones como: auspicios, donativos, patrocinios y mecenazgo entrelazados de manera consensuada para alcanzar beneficios ganar-ganar entre la organización y sus públicos; no es menos cierto que las relaciones públicas hoy están en capacidad de articular organizaciones y públicos para alcanzar propósitos conjuntos en beneficio del colectivo.

Así pues, las relaciones públicas están llamadas a brindar orientación e información valiosa a sus públicos y al ciudadano común para reforzar las conductas responsables que trasciendan las obligaciones para consustanciarse con la sensibilidad; lo cual posibilita el nacimiento de un consumidor responsable con él mismo, con la sociedad y con el medioambiente; siendo capaces de seleccionar productos y servicios verdes respaldados por sellos de garantía de procesos sustentables.

De tal manera, emergen las Relaciones Públicas Socialmente Responsables, con un papel protagónico para gestionar valores compartidos, que refuercen la confianza y garanticen el éxito de la organización a partir de una comunicación responsable, congruencia entre la estrategia de responsabilidad social y el compromiso de sus públicos internos, para garantizar la imagen y la reputación organizacional con acciones de transparencia y logros de alcance colectivo.

Cabe señalar, la corresponsabilidad de las organizaciones públicas, privadas, y de tercer sector en la búsqueda de mejoras sustanciales en las condiciones y calidad de vida tanto de consumidores y usuarios y de la ciudadanía en general; de donde el Pacto Global[i] se establece como una referencia determinante para viabilizar dichas acciones.

Asimismo, los públicos de manera organizada han impulsado organizaciones no gubernamentales comprometidas en su deseo de hacer respetar sus derechos humanos y sus libertades y garantías públicas esenciales; modelando no solo un consumidor proactivo y responsable sino un ciudadano ejemplar.

No se puede olvidar el marco de opinión pública acelerada, dinámica, donde las redes sociales cobran cada día mayor espacio, y donde se han de articular nuevas visiones psicográficas, asociadas a los perfiles digitales, con la finalidad de alcanzar a los actores comunicacionales con instrumentos que garanticen la efectividad comunicacional y refuercen posicionamiento y fidelización de las marcas.

Por tanto, las relaciones públicas socialmente responsables se orientan a reforzar las actuaciones en las dimensiones sociales, económicas y medioambientales en el ánimo de:

  1. Propiciar una gerencia orientada por la ética y la transparencia,
  2. Garantizar el crecimiento y desarrollo de productos y marcas en concordancia con las nuevas necesidades de los consumidores.
  3. Impulsar los estándares de calidad y los estándares que garantizan el desarrollo sustentable
  4. Agregar valor al cliente en innovar en procesos para facilitar y beneficiar la calidad de vida.
  5. Propiciar la armonía de las relaciones internas con base a trabajos estables que soporten el desarrollo personal, profesional y familiar de los empleados y proveedores.
  6. Respaldar el desarrollo de la innovación y la ciencia para proveer productos servicios con óptimas condiciones, que minimicen el desgaste de energía y conserven y preserven el medioambiente.

Las relaciones públicas socialmente responsables posibilitan la aproximación a la conciencia de una Sociedad Verde, lo cual supone pensar creativa y positivamente; reinventar las dialécticas relacionales sociales, comerciales y de gobernabilidad de manera armónica y pacífica; actuando e interactuando en resguardo y reinvención de nuestra cotidianidad para nuestro bien y el bien de la human

[i] El Pacto Global es un instrumento de las Naciones Unidas anunciado en 1999 orientado por 10 principios en cuatro áreas estratégicas a saber: derechos humanos, normas laborales, medioambiente, y lucha contra la corrupción.