Hoy comencé mi día, como todos los días agradeciendo a Dios por sus misericordias nuevas cada mañana, no podía ser distinto, sin embargo, como bien saben se conmemora el ‘Día Interamericano de las Relaciones Publicas’, una fecha muy especial para reconocer a los hombres y mujeres que se han formado y han dedicado sus vidas para el desarrollo de relaciones armónicas entre los públicos y grupos de interés en organizaciones y también en sus vidas particulares; entonces ha venido a mi como una gran inquietud el preguntarme ¿Cuándo y cómo comenzó mi vida en las relaciones públicas?; claro que resulta una larga reflexión con la cual no pienso aburrirles, solo quiero destacar en esta fecha tan especial como llegué al punto del camino en el que hoy me encuentro, y aprovechar para agradecer a cada Relacionista Público de mi patria Venezuela, de Iberoamérica y del mundo entero por sus valiosos aportes, aprendizajes y enseñanzas para seguir siendo hoy una eterna e inacabada aprendiz de Relaciones Públicas.

Podría preguntarme como ya lo hice una vez en el ‘Liderente de Relaciones Públicas’, si este ¿nace o se hace?, y ¿Cuáles son las competencias que se requieren para llegar ser un Relacionista Público?; allí creo podría señalar que mis inicios se concretan a partir de la cualidades relacionales y sociales que desarrollé desde mis primeros años, si bien cualquiera con disciplina puede estudiar y desarrollar competencias para ser un relacionista, no es menos cierto que algunas personas sin duda, cuentan entre sus talentos su capacidad oratoria, su capacidad redaccional, su empatía y la facilidad con la cual pueden entablar conversaciones fluidas e iniciar un relacionamiento social con otros, de donde ciertamente se podría señalar la existencia de muchos relacionistas naturales que tan solo han sacado el mayor provecho de sus talentos.

Producto de estos talentos iniciales y gracias a las nuevas tecnologías aun mantengo relacionamiento con compañeros de estudios de primaria y bachillerato, donde mis talentos me llevaron a ser reina de carnaval, y a liderar proyectos como un periódico estudiantil e impulsé la gestión de proyectos de investigación para los estudiantes de humanidades de la institución donde estudiaba, donde recuerdo organizamos un congreso bolivariano, inspirado en la admiración y respeto genuino que en otrora inspiraba nuestro Libertador Simón Bolívar en mi patria nativa Venezuela, pero no me desvairé.

Tras estudiar bachillerato, tocaba seleccionar una carrera, y todos ustedes pensarán, allí lo inicio todo!. Pues no. Sorpresa. La verdad yo quería estudiar psicología, quizás en mi interés por conocer un poco más la naturaleza humana, esta no podía aspirarla pues solo la dictaban en Caracas, poco después inicio en una universidad privada en mi ciudad natal Maracaibo, pero no podía someter a mis padres a la presión del pago de una universidad privada, hasta ahora había estudiado toda mi vida en instituciones públicas y así seguiría. Otra carrera que amaba y me deslumbraba era el Derecho, y entonces apliqué para estudiar Derecho en mi Alma Mater la universidad del Zulia, recuerdo que tenía tres opciones para aplicar a carrera así que: Opción 1. Derecho; Opción 2. Derecho y Opción 3. Comunicación Social; esta ultima un tanto influenciada por mi querido hermano Juan Carlos Higuera Moros (Q.E.P.D), responsable de que yo me vinculara de manera indirecta con la radio, y que, a través de las múltiples actividades del mundo artístico y cultural en la ciudad de Maracaibo, que me llevaron incluso a componer gaitas.

Sorpresa!!! Aunque posiblemente para el momento yo no la tenía clara, papito Dios, si estaba totalmente convencido de que lo mío era la comunicación y relacionarme con la gente, de tal manera que salí en el listado para estudiar Comunicación Social en la mención Publicidad y Relaciones Públicas de la Muy Ilustre Universidad del Zulia,  para ese entonces la Escuela de Comunicación Social estaba liderada por Carlos Fernández

Así comencé mi vida de manera formal en las Relaciones Públicas, teniendo en Laboratorio Vivencial a Martha Colomina Rivera como profesora y a María Rincón como preparadora. Sin embargo, no puedo negar la influencia que tuvieron en mis inicios profesionales y aún hoy día Antonio Márquez Morales (Q.E.P.D), Margarita Sánchez y Eleonora Parra, destacados profesionales y teóricos de las Relaciones Públicas en Maracaibo, Venezuela.

No obstante, durante mi formación profesional me enamoré platónicamente de Ivy Lee y Edward Bernays, padres de la disciplina; asimismo el Manual de teorías y Técnicas magistrales de las relaciones públicas del profesor Juan Merchán López, me hizo apreciar un poco más sobre esta hermosa disciplina, y al intentar seguirle los pasos a Bernays y Merchán López, fui develando no solo nuevos teóricos sino que fui encontrando más gente enamorada de las acciones relacionistas y de la búsqueda de articular, armonizar e integrar a los públicos organizacionales a partir de acciones estratégicas.

Ya culminando mi formación profesional me conseguí con dos experiencias muy gratificantes, mi primer empleo como Relacionista Pública del Círculo Militar de Maracaibo surge hacia 1992, aun siendo estudiante, el cual tuve un excelente aprendizaje, pero que duró muy poco tiempo ya que debía abandonar para poder hacer las pasantías profesionales teniendo como tutora empresarial a María Soledad Rodríguez Ball de Guisandes López, con quien tuve excelentes experiencias de formación en Relaciones Públicas en el contexto de la gestión pública; lo que me hizo merecer mi segunda oportunidad laboral esta vez como Asistente de Relaciones Públicas en la Alcaldía de Maracaibo, para el primer Alcalde de la ciudad Doctor Fernando Chumaceiro.

Tras este periplo inicial, el 26 de abril de 1993, en Acto Solemne recibo mi título de Licenciada en Comunicación Social de la mano del Rector Angel Lombardí, de lo cual ya han transcurrido 25 años formales de ‘Mi Vida en las Relaciones Públicas’.

Como ven Mi vida en las Relaciones Públicas, probablemente forma parte de un plan superior de mi creador para relacionarme con mucha gente valiosa y con muchos aprendizajes necesarios para transformar de una manera extraordinaria la vida de una mujer ordinaria.

Reitero mi gratitud y aprecio por cada persona que he contactado a lo largo de mis 51 años de vida, y de estos primeros 25 años de vida profesional por servir de inspiración para ser una mejor persona y una mejor profesional y como lo señalaba al inicio para reiterar mi gratitud a cada Relacionista Público de mi patria Venezuela, de Iberoamérica y del mundo entero por sus valiosos aportes, aprendizajes y enseñanzas para seguir siendo hoy una eterna e inacabada aprendiz de Relaciones Públicas

P.D. Con este ejercicio de reflexión se han activado en mi memoria muchos recuerdos, así que seguramente tocará escribir de manera formal ‘Mi vida en las Relaciones Públicas’.

I love RRPP

Referencias

Merchán López; J. (2008) Manual de teoría y técnicas magistrales de las relaciones públicas.  Fundación Amigos del Instituto Universitario de Relaciones Públicas. 3era. Edición. Caracas, Venezuela.

Rincón Quintero, Y. (2004). El Liderente en Relaciones Públicas. Ponencia presentada en el marco de las III Jornadas de Investigación y Postgrado de la Universidad Rafael Belloso Chacín. Maracaibo. Venezuela. Recuperada de https://www.researchgate.net/publication/282652242_EL_LIDERENTE_DE_RELACIONES_PUBLICAS

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s